El hospital de Caucete volvió a tener policías

Ayer, cerca del mediodía, el Hospital César Aguilar, de Caucete, volvió a tener custodia policial después de tres meses sin guardia y con robos repetidos.
Según comentó el director del hospital, Roberto Villamayor, el motivo por el que el personal policial dejó de controlar el establecimiento fue que no hicieron la renovación de pedido de la custodia por escrito, porque desconocían el procedimiento. Hace días, el mismo director había comentado que la custodia había desaparecido de un día para otro, sin previo aviso.

La renovación de la custodia llegó después de una reunión entre el jefe de Policía, Miguel González; el jefe de la seccional de Caucete, Dionisio Pastén; y el director del hospital caucetero. Como resultado, se determinó que el hospital estará custodiado permanentemente por un oficial.

En un principio, las autoridades del César Aguilar habían comentado que suponían que Salud Pública podían haber demorado el pago de adicionales, y por eso se fueron los policías que cuidaban el lugar. Pero, después de reunirse ayer con las autoridades policiales, Villamayor explicó que "hubo sólo un malentendido de carácter administrativo. Nosotros no sabíamos que a principio de año hay que enviar una notificación pidiendo que se reanude la presencia policial, creíamos que eso se renovaba automáticamente". Y contó que al no haber hecho el papel, la Policía creyó que ya no necesitaban el servicio. "De ahora en más, a principio de cada año enviaremos la nota pidiendo que continúe la custodia", dijo el director.

Villamayor comentó además que "el diálogo llevó a la solución del problema y la Policía puso toda su voluntad para arreglar las cosas. Estoy conforme con la respuesta de la Policía. No ha habido mala intención desde ninguna de las partes".

Por su parte, el jefe de la Comisaría de Caucete dio las mismas explicaciones que Villamayor y explicó que "a partir de hoy -por ayer-, se van a instalar guardias permanentes, de lunes a domingos, en 4 turnos con un efectivo cada uno en el hospital".

Desde que la custodia policial había desaparecido del hospital, en la institución se produjeron tres robos: el de un ecógrafo de 20.000 dólares, el de los cables de luz de un depósito y parte de la vajilla de los pacientes. Además, el personal del lugar ha recibido agresiones y hasta les han roto los vidrios de sus autos. Tanto la Policía como las autoridades del César Aguilar esperan que, de ahora en más, haya más seguridad.

Comentá la nota