El hospital de Bariloche, en crisis y sin respuestas

El Hospital zonal "Ramón Carrillo" sigue soportando fuertes carencias que no parecen tener una solución inmediata a la luz del presupuesto aprobado para el año en curso y el hermético silencio de las autoridades provinciales.
La tregua impuesta a las medidas de fuerza del personal hospitalario por las fiestas de fin de año favoreció la falta de respuesta de la ministra de Salud, Cristina Uría, que había comprometido su presencia en Bariloche para dialogar con los huelguistas.

El delegado de ATE, Edgar Actis, anticipó a "Río Negro" que la crítica situación del nosocomio sigue igual" y que en las próximas semanas los trabajadores retomarán el plan de lucha "con más fuerza".

El médico y gremialista evaluó que "el presupuesto que aprobó la Legislatura, más allá de las críticas de algunos legisladores, no prevé ningún tipo de aumento para salarios ni para el funcionamiento de la Salud lo que va a tensar más el panorama".

Como primera medida, el próximo lunes 12 volverá a reunirse la mesa Multisectorial para evaluar las acciones a seguir. La indiferencia de las autoridades impulsó un duro pronunciamiento del nucleamiento que comparó la crisis en salud con "otras crisis como la de educación, la falta de acceso a la tierra y las viviendas y la falta de justicia que sigue castigando a la comunidad de Río Negro".

La veintena de entidades, gremios, juntas vecinales y ongs. que integran la mesa volvió a exigir que "se garantice el acceso a la misma" mediante la asignación de: "un presupuesto acorde" y el otorgamiento de "salarios acordes a la canasta familiar para todos los estatales y los trabajadores en su conjunto".

En tal sentido advirtieron mantendrá sus reclamos y gestiones hasta obtener una respuesta del gobierno provincial y exigieron a los legisladores, concejales y el intendente Marcelo Cascón que "se expidan y propongan soluciones sobre la situación actual"

El único alivio registrado en materia presupuestaria llegó de la mano del Ipross, que canceló las deudas que mantenía con distintos centros de salud rionegrinos y oxigenó en aprte el desfinanciamiento del hospital zonal, que arrastraba una deuda superior al millón de pesos.

Pero las carencias en material de personal, equipamiento e insumos continúan jaqueando la prestación.

Comentá la nota