En el horizonte parlamentario

Después de las discusiones por la distribución de espacios en Diputados, la oposición planea intentar restringir los llamados superpoderes. En el Senado, el Frente para la Victoria estima que "va a primar otro criterio", diferente del establecido en la Cámara baja.
Todavía no se calmaron las aguas tras la discusión del jueves pasado por los cargos parlamentarios en la Cámara de Diputados y en el Congreso ya se preparan las próximas batallas. Mientras la oposición planea aprovechar la inercia de la mayoría obtenida para retomar la iniciativa política y sus dirigentes hablan de proyectos para intentar restringir los llamados "superpoderes" del Ejecutivo y modificar la coparticipación del impuesto al cheque, el oficialismo apunta a reordenar su tropa con vistas a la elección de las autoridades de la Cámara de Senadores, prevista para febrero. En diálogo con Página/12, la senadora Blanca Osuna (Frente para la Victoria) se mostró confiada en que en esa discusión "va a primar otro criterio" que el que terminó imponiendo la oposición en Diputados.

"Tenemos una importante mayoría, no vamos a tener el quórum, pero vamos a ser claramente la primera minoría. La oposición debería respetarlo en aras de esta calidad institucional de la que hablan", planteó la senadora por Entre Ríos. Pero, aclaró, "hay tensiones internas en el arco opositor que de resolverse van a desarticular el acuerdo" que alcanzaron el jueves pasado. "Ese interbloque actúa como pantalla de una realidad de desorden. Con ese nombre ocultan su incapacidad de darle organicidad al arco que dicen representar", concluyó.

Desde la UCR ven un escenario distinto: el flamante titular del bloque radical en la Cámara alta, Gerardo Morales, imagina un Senado con mucha paridad en el que Julio Cobos deberá "desempatar en varias oportunidades". Aunque mientras era titular de la UCR el jujeño le había exigido al vicepresidente que renunciara a su cargo como condición para volver al partido, ahora Morales no vería con malos ojos que el mendocino se mantenga como titular del Senado tanto como sea posible, antes de lanzarse a la campaña presidencial para 2011. Pese a que reconoció que la del mendocino "es una situación irregular", que "sólo puede pasar" en la Argentina, sus comentarios evitaron el tono crítico que tenían hace unos meses.

Morales también aclaró que Cobos "es una de las figuras que pueden ser candidato a presidente, pero todavía falta mucho tiempo para eso", y se mostró confiado en que el Acuerdo Cívico y Social "seguramente va a gobernar el país en 2011". Al respecto, desde el oficialismo, Osuna opinó: "No creo que le sea tan simple a Cobos sostener esa posición, porque él especula con otra cosa, con su campaña electoral. Sus intereses no confrontan sólo con el oficialismo, sino con otros interesados que también, incluso, están en el Senado. Así que la resolución tiene final abierto".

Por su parte, el diputado Francisco de Narváez insistió ayer en derogar las facultades extraordinarias del Poder Ejecutivo y, envalentonado, también deslizó la posibilidad de avanzar con un juicio político contra la presidenta Cristina Fernández. "Creo que le haría muy bien a la Argentina" derogar los superpoderes, aseguró el empresario colombiano. "No hay necesidad y urgencia de violentar decisiones del Poder Legislativo", sostuvo y adelantó que también están trabajando en "proyectos como la modificación del número de miembros del Consejo de la Magistratura, devolver la transparencia al Indec, y la coparticipación del cheque para las provincias". A su vez, el titular de la bancada radical en la Cámara baja, el cordobés Oscar Aguad, advirtió que si la Presidenta "utiliza el veto sistemático, se encontrará con la ciudadanía en la calle."

Comentá la nota