"No hay un horizonte claro para sembrar trigo".

El dirigente encabezó ayer en Tres Arroyos un encuentro de cooperativas de la zona. Subrayó que "el conflicto con el Gobierno tiene en vilo a todos"
El presidente de la Asociación de Cooperativas Argentinas (ACA), Egidio Mailland, visitó ayer Tres Arroyos para intervenir en un encuentro regional. La reunión estuvo destinada a delegados de las cooperativas que conforman el Consejo Asesor Regional Nº 8 Zona Tres Arroyos, que abarca las cooperativas Agraria, Alfa, Cascallares y Agropecuaria La Segunda de La Dulce; y del Consejo Asesor Regional Nº 7 Zona Azul, que nuclea a entidades de ese distrito y localidades vecinas. También arribaron a nuestra ciudad Daniel Biga, secretario de la ACA; y el gerente general, Daniel Bertone; entre otras autoridades.

En una conversación con este diario, Mailland describió los inconvenientes que afectan al productor agropecuario y dejó en claro que se evidencia una gran incertidumbre, porque hay muchos interrogantes y pocas respuestas.

- ¿Qué características tiene la reunión?

- Con las cooperativas de todo el sudeste de la provincia de Buenos Aires se analizan aspectos institucionales y económicos. En el espectro institucional, el problema más serio es que el productor y la ACA soportan tres frentes: el conflicto con el Gobierno, la sequía y la crisis mundial. Los tres se dan en forma simultánea, lo que agrava mucho más la situación.

En definitiva, el conflicto con el Gobierno tiene en vilo a todos por su incidencia directa en el futuro, si se va a intervenir o no en los mercados, si se va a exportar o no, donde se va a ubicar el precio. Son muchos interrogantes, debatimos entre todos pero realmente no encontramos mucha respuesta.

- ¿Qué análisis realiza del diálogo con las autoridades gubernamentales?

- Todo es muy difícil, se encuentra estancado. Está claro que el país se ha dividido en dos y ambas partes han decidido que sea en el Congreso donde se alcance una decisión. Parece ser el ámbito ideal para discutir el futuro de la Argentina, pero hay innumerable cantidad de temas que se podrían haber resuelto sin intervención del Congreso. Sin embargo, evidentemente no hay vocación para arreglarlo.

- La producción de trigo se redujo en forma notoria ¿Cuáles son las perspectivas?

- El productor está mirando donde se va a ubicar la Argentina, en qué contexto ¿Vamos a exportar trigo? ¿Qué tonelaje y cual va a ser el precio? En definitiva, el productor no sabe como está intervenido el mercado de futuros, no sabe cuanto va a valer el trigo. Muchos están preguntando por cultivos alternativos y no quieren saber nada de sembrar trigo hasta tanto no tengan un panorama, porque no hay un horizonte claro. Es lamentable porque vamos a perder la zona agroecológica fundamental que tiene entre sus referentes a Tres Arroyos, vamos a tener que empezar con cultivos alternativos, podemos perder el mercado brasileño que era el destinatario por excelencia para colocarlo. El productor no ve las condiciones y se resiste a sembrar.

- ¿Cómo se encuentran las cooperativas ante los tres frentes que usted mencionó?

- Las cooperativas vienen consolidadas, muy bien administradas. La década del ’90 les significó un filtro y una experiencia que no se van a olvidar. Esto es hasta la sequía y hasta el conflicto; cuando aparecen estos frentes, vemos en las cooperativas un grado de sensibilidad alto al poder de recuperar financiamiento que se ha otorgado a los productores. Hay que aguardar que ocurre en mayo, cuando se recuperan todos los saldos y se ve que va a quedar para comercializar.

- ¿Se observa algún caso puntual de una entidad con problemas económicos?

- No tenemos en aproximadamente 150 cooperativas que componen la ACA ningún caso que pueda llegar a ser difícil o grave. Van a poder afrontar el año en forma razonable, lo que nos preocupa es el estado de los productores, en ese caso sí vemos más complicado el panorama.

- ¿Qué ánimo tienen los productores? ¿Creen que se logrará superar el conflicto o las expectativas son reducidas?

- La vocación del productor es sembrar, le va a buscar la vuelta, va a cambiar cultivos, metodologías, alquilará de otra manera y modificará precios. Es lo que sabe hacer, lo que ha hecho todo la vida. Quiero creer que en un par de meses tiene que estar bien clarificado hacia donde vamos, tomará entonces la determinación sobre el grado de tecnología que va a usar para sembrar, lo que está directamente influido por lo que suceda en los próximos dos meses.

Comentá la nota