A horas del salvataje a automotrices, renunció el presidente de GM

Considerado como un "obstáculo" para que la empresa recibiera la ayuda estatal, Rick Wagoner dimitió a la dirección de la automotriz más grande de Estados Unidos.
A pocas horas de que el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, anuncie el plan económico para salvar al sector automotriz de la crisis financiera, el director del gigante estadounidense General Motors (GM), Rick Wagoner, renunció a su cargo y despejó el camino para las ayudas estatales.

Wagoner, de 56 años, era considerado por la prensa local como uno de los principales escollos para el nuevo plan de salvataje. Según el Wall Street Journal, fuentes de Washington confirmaron que la Casa Blanca condicionó nuevas ayudas a GM a la dimisión del directivo.

Obama anunciará este lunes las nuevas medidas para rescatar a GM y a su rival Chrysler, los dos emporios de autos. Poco después, partirá en su primer viaje presidencial hacia Europa.

Según trascendió, el paquete prevé ayudas adicionales en el corto plazo para la supervivencia de las automotrices, pero con la estricta condición de que efectúen otras medidas de ahorro. Además, se les concederá a las empresas un nuevo plazo de gracia para que resuelvan cuestiones pendientes con acreedores y sindicatos. De todas maneras, el gobierno dejaría en claro que a pesar de que se darán más ayudas, quedará fuera de toda posibilidad la declaración de insolvencia de ambas compañías.

En este marco, GM y Chrysler tienen plazo hasta el martes para la presentación de sus respectivos planes de reestructuración. Hasta ahora, ninguna pudo aunar a sindicatos y acreedores tras el cumplimiento de las condiciones planteadas por el gobierno. Por eso, ahora Obama otorgaría algunas semanas más para lograr este objetivo.

En este período, se debería convencer a los acreedores para que acepten una baja en las deudas de los consorcios, y el sindicato UAW debería recibir ese dinero en lugar del pago de seguro médico de personal retirado.

En conjunto, ambas compañías ya recibieron 17.400 millones de dólares en créditos estatales. Por otra parte, la casa matriz de Opel necesita otros 16.600 millones y Chrysler 5.000 millones.

Comentá la nota