Más de dos horas a pura batucada por Capital y Banda

La masiva presencia de gente en la caravana organizada por el Frente Cívico motivó que se iniciara desde avenida Madre de Ciudades recién a las 15.40 de ayer, una vez producido el arribo del gobernador, Gerardo Zamora y de los candidatos a diputados nacionales. Camiones, camionetas, automóviles, motocicletas y bicicletas adornados con banderas radicales, argentinas y de Santiago del Estero se acomodaron detrás del camión que transportaba a las máximas autoridades y a los candidatos, mientras otro se ubicó unos metros adelante, emitiendo el single de la campaña, a todo volumen.
En muchos momentos hubo que avanzar "a paso de hombre" porque la gente quería saludar y se entremezclaba con los vehículos. Por lo que el personal del Cuerpo Motorizado de la Policía de la Provincia y de Tránsito del Municipio capitalino tuvieron un arduo trabajo para brindar seguridad.

La sonrisa amplia de los organizadores daba cuenta de la conformidad que tenían por la convocatoria lograda, mientras la gente sumaba a su paso su adhesión de las formas más variadas y ocurrentes, vestidos con atuendos extravagantes y usando gorros y vinchas y portando banderas. Se observó además a alumnos de escuelas de los distintos niveles que salieron un minuto de sus aulas para saludar el paso de la caravana. También mucha gente mayor, acompañada de familiares y aún con dificultades motrices, saludó efusivamente, dando un tono especial a la movilización. Tampoco faltaron los estruendos producidos por bombas y humo con los colores rojo y blanco, en alusión al Partido Radical.

A una hora y media de su inicio, la caravana llegó por la autopista Juan Domingo Perón a la ciudad de La Banda, donde se mostraron las concentraciones más importantes de gente, incluso atravesando muchos locales partidarios del Frente Cívico en los que se habían colocado bafles con globos de colores, donde hubo mucha efusividad.

Finalizó cerca de las 18, en la intersección de rutas 5 y 34, repitiendo el éxito de caravanas anteriores.

Comentá la nota