A horas de jurar, Obama recordó a Luther King con trabajo comunitario

Barack Obama, a horas de convertirse en el primer presidente negro de Estados Unidos, se remangó la camisa para colaborar con organizaciones comunitarias durante la jornada que conmemora a Martin Luther King, con la oferta de "renovar la promesa" del sueño americano.
Obama, quien mañana jurará como el 44 presidente estadounidense, cumplió a cabalidad su llamado a la acción en este día feriado, al abandonar su chaqueta y remangarse para pintar una pared en un albergue para jóvenes sin hogar en Washington.

"Dada la crisis en la que nos encontramos y las dificultades por las que atraviesa mucha gente, no podemos permitirnos manos ociosas. Todos tenemos que involucrarnos", pidió Obama en el albergue Sasha Bruce Youthwork (SBY), muy cerca del Capitolio.

"Y creo que los estadounidenses están preparados para eso. Tenemos hoy en el país 5.000 organizaciones de voluntarios y proyectos de servicio social", recordó Obama, quien ha reiterado su llamado a fortalecer el espíritu de servicio comunitario para enfrentar la acuciante crisis económica.

En su primera actividad del lunes, Obama visitó el Centro Médico Walter Reed de las Fuerzas Armadas, donde la prensa reveló el año pasado negligencias y mala atención.

Obama rindió tributo a King este lunes, cuando se recuerda el nacimiento -la fecha real es el 15 de enero, pero el feriado se trasladó al lunes- del célebre activista negro por los derechos civiles asesinado en 1968.

"Estamos resueltos a caminar juntos. Y al avanzar en la misión de renovar la promesa de este país, recordemos la lección de King: que nuestros sueños separados son en realidad uno solo", dijo en un comunicado.

Obama y su vicepresidente Joe Biden jurarán este martes su cargo en las escalinatas del edificio del Congreso, a partir de las 11H30 (16H30 GMT), tras un tradicional desfile, celebraciones para las que se espera que un millón de espectadores colmen las calles de la capital estadounidense.

Pero ya la expectativa es enorme: cientos de personas desfilen frente a la Casa Blanca para fotografiar lo que será la nueva residencia de Obama, mientras las calles de Washington se cubren con una fina capa de nueve.

Apenas asuma, Obama deberá empezar a tomar decisiones, ante una recesión desconocida en décadas, la crisis en Gaza y dos frentes bélicos abiertos, Irak y Afganistán.

Obama tiene previsto ante todo una reunión con su equipo de asesores económicos para evaluar las opciones de su gran plan de reactivación económica.

Como parte de su agenda con la que pretende deslindarse de las políticas reinantes durante los ocho años en el poder de George W. Bush, se espera que Obama anuncie el cierre de la controvertida prisión de Guantánamo, según el próximo portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs.

El miércoles, Obama analizará con sus consejeros militares las guerras en Irak y Afganistán. El objetivo, según Gibbs, es respetar la promesa de "retirar las tropas (de Irak) de forma responsable y segura, en los próximos 16 meses".

Además, Obama deberá pronunciarse sobre la sangrienta incursión militar israelí en Gaza, que causó más de un millar de muertos.

Obama, de 47 años, iniciará su gobierno contando con la confianza de la mayoría de los estadounidenses, según sondeos.

Comentá la nota