A horas del fallo de la Justicia Electoral, Carlos Fernández confía en su victoria

A horas del fallo de la Justicia Electoral, Carlos Fernández confía en su victoria
Cree que la última prueba presentada será determinante para inclinar la balanza a su favor. Sostiene que en el Partido de la Costa firmaron fiscales "truchos". La candidatura a senador se define en las próximas horas.
Carlos Alberto Fernández ratificó anoche su plena confianza en que la Justicia Electoral le dará la derecha en el reclamo por fraude presentado tras las internas radicales de la Quinta Sección.

El aspirante a una candidatura al Senado provincial espera una decisión judicial en las próximas horas, luego de que la Junta Electoral partidaria aceptara parcialmente sus demandas, lo que no le alcanzó para revertir el resultado del comicio. En rigor, tres de los cuatro miembros aceptaron el 75 por ciento de las impugnaciones en el Partido de la Costa (sólo uno el 100 por ciento), lo que hizo que el tandilense quedara a apenas 15 votos de Enrique Honores.

Pero el pasado viernes, 1 de mayo, Fernández aportó una prueba que, según su apreciación, será determinante para inclinar la balanza a su favor: El apoderado de la lista que encabezó Jesús Porrúa acreditó que las firmas de los fiscales opositores eran "truchas". Precisamente esas rúbricas habían sido el argumento por el cual la mayoría de la Junta partidaria convalidó el 25 por ciento de los votos impugnados por Fernández.

Una prueba "determinante"

En diálogo con El Eco de Tandil, Fernández sostuvo que "tengo presentada la apelación ante la Justicia Electoral, con una última prueba, que creo que es determinante".

Sobre las razones de su optimismo, describió que "en el fallo de la Junta Electoral, todos impugnaron el 75 por ciento de los votos del Partido de la Costa, donde reconocieron graves irregularidades. Ahora, uno de los cuatro integrantes impugnó el 100 por ciento de los votos (1186). El argumento de los tres restantes para no impugnar el total fue que había firmas de fiscales de una de las listas opositoras. Ahora bien, yo conseguí, firmado por el apoderado de la lista opositora (la de Jesús Porrúa), que esos eran fiscales truchos. Con ese elemento presenté la apelación a la Justicia".

Notablemente confiado en sus posibilidades, remarcó que "están todos los demás argumentos que presenté ante la Junta Electoral partidaria, con los que conseguí el reconocimiento de las irregularidades en el Partido de la Costa y el volteo del 75 por ciento de los votos emitidos. Además, ahora tengo un elemento central que prueba que esos fiscales eran truchos".

Optimista, más que nunca

Luego de un proceso minucioso que incluyó lo político y lo legal, con fuertes cruces y pases de factura entre altos dirigentes del radicalismo, lo que puso en evidencia la crisis de la que los partidos aún no han podido zafar, Fernández habló de su estado de ánimo. "Creo que en la Justicia voy a obtener la respuesta que estoy buscando. Soy absolutamente optimista, porque esto último es determinante. Era el único elemento que les quedaba, porque todo lo demás se les había caído a pedazos. Presentaron diez días después de la elección un acta del escrutinio con la firma de dos fiscales que logré demostrar que no eran de la lista opositora".

Finalmente, respecto a los tiempos, habida cuenta de que el próximo 9 del corriente vence el plazo para la presentación de las listas, explicó que "era lo previsto. Siempre dije que iba a terminar esta última etapa, y también siempre dije que iba a terminar a tiempo. Y eso va a suceder, a más tardar el miércoles, en una sesión plenaria del tribunal".

Comentá la nota