A horas de la cumbre de UNASUR, Chávez amenaza con romper relaciones con Colombia

La tensión entre Venezuela y Colombia va en aumento en vísperas de la cumbre de Unasur en Argentina y con el anuncio del presidente venezolano, Hugo Chávez, de que prepara la ruptura de relaciones con lo que definió como un "narcoestado".
Las declaraciones de mandatario venezolano, que obedecen al acuerdo por el que fuerzas estadounidenses van a usar bases colombianas en operaciones contra el narcotráfico y la guerrilla, convenio que calificó de "declaración de guerra", agravan la situación creada por la política de sustitución de importaciones colombianas aplicada por Chávez desde fines de julio.

"Estábamos apostando a que, como en otras oportunidades, se consideraran no solo elementos políticos, sino de otra naturaleza, que permitieran solventar las diferencias", dijo el presidente de la Cámara de Comercio colombo-venezolana (Cavecol), Luis Alberto Russián, ante la perspectiva de una ruptura entre los dos países.

Chávez mantiene congeladas desde el pasado 28 de julio las relaciones diplomáticas y comerciales con Colombia.

En ese marco se anunció hace dos semanas la compra a Argentina de 10.000 automóviles que, en principio, iba a proveer Colombia y se suspendió un acuerdo de suministro de combustible subsidiado a zonas fronterizas colombianas.

El dirigente de la Cavecol afirmó que las operaciones en las aduanas fronterizas "han sido normales", pero reconoció que "la caída" del intercambio comercial "aparentemente se ha profundizado", a raíz de la nueva crisis política bilateral.

Chávez congeló las relaciones con Bogotá en respuesta a una denuncia colombiana, que negó y calificó de "irresponsable", sobre el supuesto desvío de armas venezolanas a la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

El jefe de Estado venezolano ha dicho que esa denuncia fue lanzada por el Gobierno de su colega colombiano, Álvaro Uribe, en un intento por acallar el rechazo de Venezuela a la "instalación de bases yanquis" en Colombia.

Así interpreta Chávez el acuerdo militar que Colombia y Estados Unidos prevén firmar próximamente, que establece el uso de siete bases militares colombianas por parte de tropas estadounidenses, y que considera una "amenaza" para su "revolución" socialista.

"Esas siete bases son una declaración de guerra contra la revolución bolivariana y así lo asumimos", dijo el martes por la noche el gobernante venezolano, y añadió que "hay que preparar la ruptura de relaciones con Colombia", porque "eso va a ocurrir".

En una intervención televisada, Chávez volvió a acusar al Gobierno de Uribe de ser "el colmo del cinismo", al rechazar la denuncia de Bogotá de que desarrolle un proyecto "expansionista" por su iniciativa de hacer llegar a Colombia la "verdad" de su revolución.

"Es el colmo del cinismo, ellos (Colombia) que van a instalar allí siete bases yanquis, prestando el territorio sagrado de Colombia para el expansionismo imperial, ahora me acusan a mí, nos acusan a nosotros de expansionismo", declaró.

También afirmó que será "difícil y complicada" la próxima reunión de la Unasur para tratar el asunto de las "bases yanquis en Colombia", y reiteró que no lleva "ninguna expectativa" sobre una eventual decisión de Bogotá de desistir del convenio con Estados Unidos.

"Ni que el presidente de Colombia quisiera echar atrás este acuerdo, creo que no lo pudiera hacer. ¡Está perdiendo soberanía Colombia", opinó.

La Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) realizará una cumbre extraordinaria en Bariloche (Argentina) el próximo viernes para analizar la naturaleza del acuerdo militar y las posibles consecuencias para sus miembros.

Chávez ha dicho que llevará a la cita de Bariloche supuestos documentos militares estadounidenses que darían cuenta de los verdaderos objetivos de las unidades que se estacionarán en Colombia y cuáles serán las misiones que cumplirán en toda Suramérica.

Comentá la nota