A horas de asumir, el gobierno israelí dice no estar obligado a aceptar un Estado palestino

A horas de asumir, el gobierno israelí dice no estar obligado a aceptar un Estado palestino
El nuevo ministro israelí de Relaciones Exteriores enfureció a palestinos y levantó la posibilidad de tensiones con Washington, al decir que Israel no está atado a un acuerdo para iniciar negociaciones sobre el establecimiento de un Estado palestino.
En su primer día en el Ministerio de Relaciones Exteriores el derechista Avigdor Lieberman dijo que la declaración de Annapolis del 2007, mediada por Estados Unidos, "no tiene validez", confirmando un cambio en la postura hacia los palestinos bajo el Gobierno del nuevo primer ministro Benjamin Netanyahu.

Lieberman, un inmigrante soviético acusado de racismo por varios árabes, afirmó que sin embargo Israel sí está obligado a seguir la "hoja de ruta" trazada en el 2003 como una forma de conseguir la paz y que contó también con el respaldo de Estados Unidos.

Ese plan obliga a líderes palestinos a frenar los ataques a Israel antes de cualquier negociación para la conformación final de un acuerdo sobre su condición de Estado.

Lieberman efectivamente estaba confirmando que el nuevo Gobierno de Netanyahu se había retirado del compromiso alcanzado por sus predecesores sobre negociaciones fronterizas y temas como el estatus de Jerusalén.

Eso podría retrasar las negociaciones para la creación de un Estado. Con la Franja de Gaza bajo el Gobierno de islamistas Hamas, muchos dudan de que líderes palestinos de Cisjordania, apoyados por Occidente, puedan cumplir pronto con las condiciones de seguridad de dichos diálogos.

Un portavoz del presidente palestino Mahmoud Abbas expresó que los comentarios de Lieberman amenazan la estabilidad regional e instó a Estados Unidos a manifestarse y a dejar en claro su posición.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, reafirmó la semana pasada su compromiso para el establecimiento de un Estado palestino junto a Israel para ayudar a terminar con seis décadas de conflicto en Oriente Medio.

Un funcionario que acompañó a Obama a una visita a Londres dijo: "Estamos comprometidos a trabajar vigorosamente para esta solución de dos Estados".

"Estamos ansiosos de trabajar con el nuevo Gobierno israelí y entendemos que tendremos discusiones francas", agregó.

Obama telefoneó a Netanyahu para felicitarlo tras la juramentación el martes como nuevo primer ministro, según la Casa Blanca y la oficina del israelí, que dijo que ellos acordaron "cooperar muy de cerca" y reunirse pronto.

En una conferencia en noviembre del 2007 en Annapolis, en el estado estadounidense de Maryland, el predecesor de Obama, George W. Bush, y el entonces primer ministro israelí Ehud Olmert acordaron avanzar hacia un "objetivos de dos estados" en inmediatas negociaciones con los palestinos.

Sin embargo Lieberman indicó que sólo la hoja de ruta acordada en el 2003 obliga a Israel, una distinción que refleja el esperado énfasis de Netanyahu para frenar la violencia antes de embarcarse en negociaciones sobre la condición de estado de los territorios palestinos.

En los diálogos realizados en Annapolis, Olmert buscaba abordar ambas en un mismo momento.

"Hay sólo un documento que nos vincula y no es Annapolis, no tiene validez", dijo Lieberman durante un corto discurso cuando asumió el ministerio de manos de la centrista Tzipi Livni.

Durante una ceremonia realizada anteriormente durante el día, el presidente israelí Shimon Peres dijo al nuevo primer ministro que el mundo apoya la búsqueda de un Estado por parte de los palestinos, insinuando que Israel podría enfrentar aislamiento internacional si no apoya la meta.

Comentá la nota