El horario tope para el cierre de bares y negocios, en análisis

El intendente Infante dijo que "la gripe no se termina de un día para el otro" y es difícil que se levante la restricción. Ayer se reunió con empresarios para analizar alternativas.
Representantes del sector de empresarios gastronómicos y hoteleros se reunieron ayer con el intendente de la capital, Hugo Orlando Infante, con el fin de discutir acerca de la medida que rige sobre bares, restaurantes y boliches para cortar la actividad desde la medianoche. Los empresarios no se mostraron preocupados por la posibilidad de que se extienda la medida, pero sí pidieron una flexibilización en el horario, que será analizada por las autoridades comunales.

El encuentro tuvo lugar anoche en el salón de acuerdos de la municipalidad de la Capital, y junto con el intendente Infante participaron el secretario de Coordinación de Gabinete, Juan Manuel Beltramino, y nueve representantes de la Cámara Hotelera, y los empresarios y empleados del sector gastronómico.

Los empresarios plantearon al intendente el impacto que tiene en el sector la medida de cerrar los locales a la medianoche, que corta varias horas de trabajo y compromete la estabilidad de los empleados. Desde la municipalidad aseguraron que entienden la gravedad de la situación económica, pero aseguraron que "la prioridad es la salud de la población".

Al finalizar la reunión, el intendente Infante dialogó con EL LIBERAL y dijo que "sabemos los perjuicios que esta situación causa a los empresarios, pero por encima de cualquier cuestión económica, están predispuestos a seguir colaborando".

En primer lugar se señaló que se flexibilizarán los controles. Infante se refirió a varios cierres abruptos en los locales que tuvieron lugar en los locales durante las primeras noches (ver recuadro) y señaló: "Hemos puesto en claro que no es lo correcto. Hemos puesto a las doce como tope y hemos decidido que la gente que está adentro siga estando como corresponde, porque no podemos decirles que se levanten y se vayan".

Gastronómicos y hoteleros podrían verse beneficiados con una extensión en el horario de atención, pero todavía queda por definir qué ocurre con los boliches. "

Tras la reunión, la primera línea que quedó en analizarse, es la de la posible extensión del horario de trabajo para bares y restaurantes.

Sobre la posibilidad de extender la veda horaria, que rige hasta el lunes 20, pero ayer se conoció que podía prolongarse algunos días mas, Infante dijo que "ojalá que podamos levantar la medida cuanto antes, pero eso sólo será si la situación nos lo permite".

"Ojalá que no tengamos que prolongar la medida", dijo Infante, pero reconoció que "va a ser muy difícil que tengamos que decir el jueves o viernes la levantamos porque esto no se termina de un día para el otro".

Parámetros

Con respecto a los parámetros que se tomarán para definir los plazos, Infante dijo que "eso será un balance que lo hará el Ministerio de Salud de la provincia, seguramente en conjunto con las autoridades de la Nación". Explicó que son cosas "que el municipio no decide solo, y por eso estamos en permanente contacto con las autoridades provinciales y vamos a seguir de la misma manera".

Tras la reunión, Infante admitió que "para nosotros es una situación muy difícil pero hay que entender que es un problema grave y que por encima de cualquier problema económico que se pueda tener está la salud de la gente".

Desde los distintos sectores afectados por la medida preventiva, se coincidió en que el de los gastronómicos es el más perjudicado, porque pone en peligro la estabilidad laboral de gran cantidad de empleados.

Mientras tanto, el sector de los boliches continúa sin definiciones. Este fin de semana será el segundo sin actividad, y distintos empresarios ya manifestaron su descontento con la medida, que ahora podría prolongarse. Las definiciones se conocerán en los próximos días.

Comentá la nota