Horario de pubs y boliches causa éxodo de jóvenes a Rodríguez

La noche comienza en Luján pero ahora termina en General Rodríguez.
Ante la falta de ordenanzas comunes que regule la actividad en la zona, cientos de jóvenes hacen 20 kilómetros al amanecer para seguir bailando hasta mitad de mañana.

Varios municipios del norte de la provincia le encontraron una solución a este problema.

Mientras en Luján la diversión nocturna termina a las 6, a sólo 20 kilómetros se prolonga hasta las 10 de la mañana. Desde que en esta ciudad comenzó a aplicarse el nuevo horario de cierre a pubs y discos, muchos jóvenes comenzaron a desplazarse hacia General Rodríguez donde la nocturnidad no tiene límite horario.

El remedio para tratar de controlar los excesos que se producen los fines de semana durante la noche terminó siendo peor que la enfermedad. Lejos de conseguir el efecto buscado por las autoridades locales, desde hace unas semanas jóvenes parten en contingentes hacia la vecina ciudad para seguir el “after” hasta bien salido el sol.

Ahora, los concejales podrían volver a analizar este punto de la cuestión y eventualmente reunirse con sus pares rodríguenses a los fines de alcanzar consenso para equiparar ordenanzas, tal como sucede en otros puntos de la provincia. Al menos, esto no lo descartó el vecinalista Oscar Luciani quien admitió que este aspecto de la problemática fue analizado en una reunión reciente con empresarios de la noche aunque no se profundizó al respecto.

Por lo tanto, el objetivo sería regularizar la actividad nocturna a nivel zonal y así poder solucionar los problemas relacionados con la circulación de menores y el exceso en el consumo de alcohol.

El ejemplo para darle a estos asuntos un marco legal y luego llevarlo a la práctica lo tomarían de varias localidades del norte de la provincia de Buenos Aires que se unieron para limitar el cierre de los locales nocturnos. Ese caso, establecieron como tope horario las 6 de la mañana. Además, avanzaron en la idea de solicitar a los legisladores de la región que presenten un proyecto para modificar la ley que impide a los menores de 18 años ingresar a los boliches, ya que preocupa el incremento de las fiestas privadas.

MODELO PARA ARMAR

Ciudades como Pergamino, Rojas, Colón, Arrecifes, Salto y San Nicolás -que en conjunto incluyen a 320 mil habitantes-, acordaron implementar un tope horario similar previo de la llegada del verano para evitar, entre otros puntos, que los chicos circulen entre estas ciudades a la madrugada.

Muchas de estas comunas no tienen tope horario regulado pero consideran que es necesario contar con ello. Cada vez es más común encontrar en el interior bonaerense un mayor control sobre la actividad de los locales nocturnos, tanto sean boliches, bares y cybercafés. A lo largo de este año, Junín, Tres Arroyos y 25 de Mayo aprobaron modificaciones en sus respectivas ordenanzas, mientras otros como Luján y Necochea todavía debaten.

La idea es que a lo largo de este mes los seis municipios del norte provincial regularicen el horario. Si bien algunas comunas tienen ordenanzas en este sentido, otras no, por ello, dependerá también de la buena voluntad de los empresarios de la noche.

Otro de los problemas que plantearon los representantes de estas localidades es el incremento de fiestas privadas en quintas y casas debido a que los jóvenes que cursan quinto año del secundario no pueden entrar a los boliches por ser menores de 18 años.

Ante situaciones de este tipo la idea es trabajar en un documento junto a legisladores provinciales para que se pueda modificar la ley provincial que le impide el ingreso a locales nocturnos hasta cumplir la mayoría de edad.

Además, las autoridades municipales del norte bonaerense estiman que con estas modificaciones se acortarán “las previas” que hacen los jóvenes antes de entrar a los boliches y así también se controlará aún más la ingesta de alcohol.

Algunos riesgos

Conducen alcoholizados y a gran velocidad por ruta y autopista.

Algunos llegan borrachos y otros regresan en igual o peores condiciones.

Las posibilidades de peleas tanto dentro como fuera de los pubs y discos aumentan.

Otro fin de semana problemático

Por ruidos molestos fue clausurado este viernes el bar “El Dioni” mientras que por infringir el factor ocupacional recayó por enésima vez igual sanción en el pub “Infierno Grande”.

Durante los procedimientos, los inspectores municipales estuvieron a un paso de ser agredidos este fin de semana por personas relacionadas a estos dos lugares, según confiaron fuentes que hablaron con este medio. Además, se quejaron por la inacción de la Policía que no sólo se negó a intervenir cuando una inspectora por poco fue golpeada sino que demostró tener escasa predisposición a la hora de brindar apoyo y colaboración a los operativos de control llevados a cabo por la Municipalidad.

Como consecuencia de ello, los inspectores se replantean la función que debe desarrollar los fines de semana en los locales de diversión nocturna.

Mas allá de estar expuestos a insultos y agresiones físicas, lamentan que las sanciones que aplican no surtan efecto alguno.

Sospechan que entre apelaciones, objeciones de todo tipo a las actas que hacen abogados contratados por dueños de locales nocturnos y las escasas sanciones que aplica el Juzgado de Faltas, todo ello incide para que la noche de Luján siga siendo en muchos aspectos un ámbito fuera de control.

Comentá la nota