A la hora señalada

El gobernador Mario Das Neves le puso fecha a su lanzamiento presidencial: el domingo a las ocho y media de la noche plantará su candidatura en la pantalla de un canal porteño. La versión, anticipada en exclusiva por esta Columna, fue confirmada ayer por el propio Das Neves luego de encabezar un acto que reunió a cuatro mil obreros de la construcción en la estratégica ciudad de Comodoro Rivadavia.
El anunció estuvo atravesado por un dato no menor: veinticuatro horas antes, el secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli, con quien el chubutense mantiene una relación neutra, lo había llamado para comunicarle que las encuestas que maneja la Casa Rosada colocan al oficialismo de Chubut entre los que cosecharán más votos en el contexto nacional. Además le preguntó a que hora estarían los resultados del escrutinio y le sugirió la posibilidad de mostrar rápidamente el éxito del justicialismo chubutense, para disimular la demora que seguramente registrará el recuento bonaerense en una noche, le habría anticipado Parrilli, que estará intoxicada con denuncias de fraude, entre otros operativos antigubernamentales.

Un reparto más justo

Todos los sondeos provinciales y nacionales coinciden en que el dasnevismo, representado en este turno electoral a través del Frente por la Integración, ya perforó el piso del cincuenta y cinco por ciento y que podría trepar hasta el sesenta por ciento. Con ese caudal, el oficialismo chubutense aportaría los dos senadores de la mayoría y los dos diputados que se renuevan, lo cual no es poco teniendo en cuenta la cotización política de los legisladores en el futuro Congreso, donde las relaciones de fuerza serán muy ajustadas. En el Chalet de Olivos cuentan como propios los senadores y diputados chubutenses, pero en Rawson prefieren no hablar sobre el tema hasta que haya señales desde el planeta K.

El domingo a la noche, Das Neves instalará la placa con sus aspiraciones presidenciales, pero además tiene previsto una ronda de consultas mediáticas, donde planteará la necesidad de modificar el régimen de coparticipación federal. "Lo peor que le puede pasar al país es seguir con un reparto de la torta que destina menos del 30% para las provincias y más del 70% para la Nación", le dijo a la prensa provincial.

La liga de gobernadores

"A las ocho y media vamos a tener un panorama claro del resultado en la provincia", dijo, agregando que "voy a ofrecer una conferencia de prensa para plantear nuestro proyecto nacional". Un instante después decoró esa información con una reflexión política: "tenemos el mismo derecho de fijar decisiones. Hasta ahora otros decidían por nosotros y eso va a cambiar", señaló en inequívoca alusión a la relación K con los mandatarios provinciales.

Das Neves deslizó esa señal luego de haber hablado, por los menos, con los gobernadores de Salta, Juan Manuel Urtubey, y de Córdoba, Juan Schiaretti, a quienes renovó la propuesta de avanzar en la conformación de la liga de gobernadores "para contribuir a sostener la gobernabilidad", explicó.

El chubutense es uno de los gobernadores peronistas que no demoniza a Kirchner, aunque marca diferencias. Ayer les dijo a los periodistas que no es amigo de Kirchner y que su relación ha sido institucional, "con muchas discusiones pero con mucho respeto y eso nos ha permitido acordar obras históricas para Chubut". Le reprochó el tibio apoyo que el santacruceño le brindó en 2003 e insistió en que "nunca fui "duhaldista", "menemista" o "kirchnerista", siempre fui peronista", afirmó.

Anoche, una fuente irreprochable dejó trascender que el gobernador de Chubut habría instalado en todos los recodos de la interna peronista que no será candidato a vicepresidente en una fórmula con el santafecino Carlos Reutemann. "Sería ideológicamente incompatible", dicen que dijo.

Comentá la nota