"Es hora de pensar cómo adaptarnos a los cambios"

Dijo que habrá modificaciones climáticas que afectarán los recursos naturales.
Los factores climáticos extremos como "tormentas frecuentes, sequías más extensas y altas temperaturas" son una consecuencia del cambio climático que azota al país y que tiende a agudizarse, por lo cual advierten que "es hora de pensar cómo adaptarnos a los cambios". En diálogo exclusivo con Nuevo Diario, el director de la Fundación Vida Silvestre, Diego Moreno sostuvo que la región, que incluye a Santiago del Estero, es una de las que ya comenzó a sufrir los efectos mediante aumento de las precipitaciones y sequías pronunciadas que generan mayor impacto negativo.

Cumbre

Ante esta realidad "cada día más palpable", representantes de la Fundación se encuentran participando de la Cumbre Mundial de Cambio Climático en Copenhague (Dinamarca), oportunidad en la que plantean soluciones "urgentes" a los países desarrollados, en cuanto a la emisión de gases de efecto invernadero.

Con respecto a la situación del país, sostuvo que lo importante es el hecho de que "nosotros no somos un gran emisor de gases de efecto invernadero, pero la preocupación es el hecho de que en el caso de Argentina habrá importantes modificaciones climáticas que van a afectar los recursos naturales, por lo cual es hora de pensar cómo adaptarnos a los cambios como país en vía de desarrollo, especialmente, en las actividades habituales".

Desde su punto de vista, lo primero es hacer hincapié en la transferencia de tecnologías y a partir de allí "implementar procesos de defensa".

Actualmente "estamos sintiendo algunos de esos efectos negativos y, básicamente, acá en Argentina vamos a tener un aumento de las lluvias en todo el Litoral, principalmente, y en la región Pampeana; una disminución de las lluvias promedio en la zona de Cuyo y la Patagonia y el tercer efecto importante es el aumento en el nivel del mar, que afectará especialmente a la costa de la provincia de Buenos Aires", señaló el especialista.

"Sólo en el Centro y Oeste del país no está proyectado grandes cambios hasta el momento", puntualizó Diego Moreno, quien junto a la Fundación que dirige realizaron en mapa argentino que delimita las zonas que serán mayormente afectadas por el cambio.

Un áspero debate que se centraliza en fuertes cifras

El debate más áspero a nivel internacional se centra en la cantidad de dinero que deberán aportar los países desarrollados, para transferir tecnología a los que están en vías de desarrollo.

Ese fondo de mitigación y adaptación al cambio climático debería alimentarse con dinero de los países desarrollados. Las cifras en discusión van de los 63.000 millones de dólares a los 100.000 millones anuales de 2013 a 2017.

Respecto de la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, la apuesta es superar lo previsto en el Protocolo de Kyoto, que vence en 2012, y cuyos parámetros ya no serán alcanzados.

Allí está el compromiso de los países europeos.

Comentá la nota