En la hora de negociar, nadie le cree al Indec

Más allá de los diferentes puntos de partida, este año, a la hora de las negociaciones salariales, tendrán su peso las secuelas de 2009 -un año con caída en el nivel de la actividad-, que se sumarán a los temores por la inflación que se advierte desde hace algunas semanas. No son señales que ofrezcan un escenario favorable para sentarse a negociar.
En febrero de 2008, Hugo Moyano y los empresarios del sector visitaron la Casa de Gobierno para saludar a la presidenta Cristina Kirchner e ir luego a la sala de conferencias a comunicarles a los periodistas que se había acordado un alza salarial del 19,5% para ese año. Más allá de lo llamativo del hecho en sí mismo, también fue curiosa la fecha: el convenio de los camioneros, por entonces vigente, vencía en junio, cuatro meses después del anuncio.

La estrategia, que consistió en adelantarse para marcar la cancha por temor a los riesgos inflacionarios de reclamos superiores, tuvo algunos adherentes, y la foto con Cristina se repitió con otros gremios en los días siguientes.

Sin embargo, unos meses después se firmaron acuerdos con subas de más del 30%. Además, el pacto de Moyano tenía, en los hechos, un alza superior al anunciado oficialmente. Por lo tanto, desde el Ministerio de Trabajo se instaba a los sindicatos a que consiguieran subas mayores (en muchos casos, desde básicos más modestos que los de camioneros), a hablar públicamente de cifras en pesos y no de porcentajes, para no alentar expectativas.

Para este año, aún no está claro si se intentará imponer alguna referencia oficial, aunque sí comenzaron a escucharse voces respecto de que habría un pedido sindical de suba promedio del 20 por ciento (ver aparte).

Si bien el líder de la CGT no les puso números a los futuros reclamos y buscó calmar los ánimos al decir que esta vez no negociaría antes de mitad de año, sí dejó en claro que no serán referencia válida los datos de inflación del cada vez más cuestionado Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec). "Nosotros tenemos nuestros propio Indec: el supermercado", afirmó.

Comentá la nota