Hongos y moscas vaciaron el bolsillo de los productores

Según un sondeo realizado entre productores, entidades y el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) calculan que esta temporada llevan gastado el doble o triple que el año pasado en funguicidas e insecticidas para intentar salvar los cultivos, lo que obviamente tiene un impacto negativo muy fuerte en los costos de producción.
"Si digo que gasté el doble que el año pasado, me quedo corto. En menos de 15 días tuve que hacer 3 curaciones, y fue en vano", contó Héctor Oliver, un viñatero de 25 de Mayo. "El año pasado hice 2 curaciones, este año llevo 6", se quejó Gerardo Gimeno, otro productor del este sanjuanino.

Las frases grafican cómo están los ánimos y el bolsillo de viñateros y chacareros, quienes a consecuencia de las inusuales tormentas y humedad histórica de esta temporada están soportando uno de los peores ataques que se recuerdan de peronóspora y oidio -los hongos que atacan las uvas-, y de la mosca blanca, que se ensañó con las hortalizas.

Según un sondeo realizado entre productores, entidades y el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) calculan que esta temporada llevan gastado el doble o triple que el año pasado en funguicidas e insecticidas para intentar salvar los cultivos, lo que obviamente tiene un impacto negativo muy fuerte en los costos de producción.

Eso, sumado a las pérdidas por granizo y un panorama incierto de precios, con algunas proyecciones a la baja; no hacen más que ensombrecer aún más el escenario actual del campo sanjuanino.

Las plagas

El ingeniero Orlando González, de la Agencia de Extensión Inta de Pocito, dijo ayer que los problemas más graves que se han desatado esta temporada son los de la peronóspora en la vid -"la plaga más importante por la magnitud del área afectada"-, y el ataque de la mosca blanca (ver infografía y recuadro) que hará mermar la producción de tomates, pimientos, zapallos y melones, entre otras hortalizas.

Las zonas tomadas por el hongo de la peronóspora -generalmente acompañado por el oidio- abarcan el sur y este sanjuanino, es decir, Caucete, 25 de Mayo, Angaco, San Martin y Sarmiento, aunque la Federación de Viñateros detectó focos en zonas altas como Santa Lucía. Por su lado el insecto atacó las chacras de Pocito, Rawson y Santa Lucía.

"La plaga es una de la más importantes que se recuerda y el uso de agroquímicos ha sido descontrolado por la desesperación del productor", dijo Jorge Bertagna desde la Federación de Viñateros quien calculó que "se debe haber usado el doble o triple que el año pasado".

Desde la Asociación de Viñateros, Juan José Ramos calculó que sus asociados deben haber usado "por lo menos 2 veces más que el año pasado" los agroquímicos. José Molina, de la Cámara de Productores Vitícolas y titular de Coviar coincidió con esas entidades, lo mismo que el INTA: "Nuestra tarea no es relevar la cantidad que se usa, pero obviamente que esta temporada los productores debieron usar más insumos", agregó González.

Incidencia

El costo de los insumos que se usan para combatir plagas tiene un participación del 38% en el costo final de uvas básicas y hortalizas, en tanto que la mano de obra es la que tiene el mayor peso y representa el 52% del total. El restante 10% corresponde al uso de maquinarias. En el 2008 los agroquímicos experimentaron subas y bajas, pero cerraron con un aumento total de 134,28% respecto a los precios del 2007, lo que da una idea del esfuerzo económico que debieron hacer este año los productores que tuvieron que usar más cantidades que el año pasado para combatir las plagas.

Funguicidas como el oxicloruro de cobre o azufre ventilado cuestan un promedio de $560 y $150 respectivamente la bolsa de 25 kg. A esto se suma el incremento en el gasto en mano de obra para rociarlo -cuando el trabajo se hace a mochila-; o el del tractor (gasoil y tractorista) cuando se usan máquinas pulverizadoras. Según calcularon en la Federación de Viñateros el gasto diario por hectárea con pulverizadora es el siguiente: Hay 6 horas de tractor -4 en aplicar el remedio y 2 en rellenar y calibrar- que insumen 14 litros de gasoil ($36,4); 1.000 litros de agua con cuatro kilos de oxicloruro más cuatro de azufre ($114) y por ultimo el jornal del tractorista ($90 con aportes y contribuciones, $50 de bolsillo). El costo final por hectárea, de una sola aplicación es de $240 (contando aportes en blanco).

Esto para quienes tiene tractor, pero en San Juan la mayoría de las fincas son de 5 hectáreas y hacen el trabajo con mochilas al hombro: Ahí se precisan dos obreros -$80 el jornal diario en blanco de cada uno- durante 3 días ($480) para cubrir una hectárea, con un costo de $594 con los insumos.

Comentá la nota