Honduras: Zelaya vuelve a EE.UU. y hoy se reúne con Hillary Clinton

Lo dijeron fuentes en Washington y el mandatario depuesto quien vería hoy a la canciller de Obama. El Departamento de Estado aclaró que, en cambio, no recibirá a una misión que envió el gobierno de facto a la capital norteamericana.
El gobierno de facto de Roberto Micheletti comenzó a dar pasos para descomprimir la enorme presión internacional y, tal como había anunciado el domingo, envió ayer a Washington una comisión para iniciar un acercamiento con la OEA que conduzca a un diálogo que permita poner fin a la crisis política en éste país, tras el golpe de Estado del 28 de junio contra Manuel Zelaya.

Paralelamente, el derrocado presidente y el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, también estarán en Washington. El mismo Zelaya anunció ayer en Managua, poco antes de partir hacia la capital estadounidense, que hoy será recibido por la secretaria de Estado, Hillary Clinton.

"Estamos saliendo hoy (por ayer) para Washington a una entrevista con el departamento de Estado y además a una entrevista con la secretaria Hillary Clinton", decía anoche Zelaya.

Ian Kelly, vocero del departamento de Estado, confirmó la visita de Zelaya y aclaró que la cancillería estadounidense no recibirá a la delegación del régimen de facto hondureño: "No sabemos si vienen, pero si esta delegación" representa "al régimen de facto, el Departamento de Estado no los recibirá, quiero decir que este es un régimen que no reconocemos".

Fuentes oficiales confirmaron el viaje de la comisión enviada por Roberto Micheletti, que salió ayer a media mañana desde el aeropuerto internacional de Toncontín, pese a que esta estación aérea estará cerrada por 48 horas a raíz de los fuertes choques que se produjeron el domingo entre seguidores de Zelaya y el ejército, que dejaron dos muertos y varios heridos. El gobierno de facto teme que Zelaya intente aterrizar en esta capital otra vez.

Aunque no detallaron sus actividades en la capital estadounidense ni quiénes conforman esa comisión, según medios de Tegucigalpa, entre los miembros del grupo figuran los ex cancilleres hondureños Guillermo Pérez-Cadalso y Leónidas Rosa Bautista, y el candidato presidencial de la Democracia Cristiana para las elecciones de noviembre próximo, Felícito Avila.

El embajador de Honduras en Estados Unidos, Roberto Flores Bermúdez, a quien Estados Unidos no reconoce, confirmó desde Washington a la radio HRN de Tegucigalpa que la OEA dio "una respuesta positiva" a la propuesta de diálogo hecha el domingo por el presidente de la Corte Suprema de Justicia, Jorge Rivera, y por Micheletti, en una conferencia de prensa en la Casa Presidencial.

Flores indicó que él se sumará a la comisión y subrayó que las vías del diálogo "están abiertas".

Según el anuncio realizado el domingo por Micheletti y entregado en una carta al representante de la OEA en esta capital, Jorge Miranda, la propuesta de diálogo sería entre representantes de "los poderes del Estado de Honduras y una delegación de representantes de Estados miembros de la OEA junto con funcionarios de menor rango de la Secretaría General" de ese organismo. El texto indica que "una vez que las conversaciones alcancen el nivel apropiado, la Secretaría General elevaría el rango de su representación".

Además, "mientras el diálogo de buena fe esté en curso no han de producirse actos o situaciones que puedan poner en peligro la paz social de la República y comprometer el esfuerzo en las conversaciones", puntualiza la nota. Este punto es una clara mención a la advertencia lanzada el domingo por Zelaya, quien dijo que intentaría una y otra vez regresar a Honduras.

Micheletti, quien sustituyó a Zelaya, tras su derrocamiento el 28 de junio, propuso el diálogo horas después de que la OEA suspendiera a Honduras por negarse a reinstalar al depuesto mandatario. Micheletti no es reconocido por la comunidad internacional, mientras que la OEA, según la resolución del domingo, continuará las gestiones diplomáticas para resolver la crisis en este país.

En ese sentido, Insulza aseguró en una conferencia de prensa desde El Salvador, el domingo por la noche, que está dispuesto a proseguir "todas las gestiones diplomáticas que correspondan para obtener el objetivo", que no es otro que "cumplir con las normas que todos los países han adoptado".

"Nuestra tarea va a seguir siendo buscar todos los medios diplomáticos posibles para restablecer al presidente Zelaya", agregó Insulza.

"La única salida a esta crisis es política y debe darse en el marco de una negociación, pero dudo que pueda hacerse con Micheletti y Zelaya de por medio", dijo a Clarín el analista Efraín Díaz.

La OEA insiste en que nada puede negociarse si antes no se restituye a Zelaya en el poder, algo que a estas alturas parece de difícil resolución, no sólo por el rechazo que genera su figura en este empobrecido país entre los sectores medios y altos, y en el poder económico que apoyó el golpe, sino también porque las medidas de presión podrían no ser efectivas.

Pero también es cierto que el gobierno de Micheletti es un "estorbo" a la hora de encontrar una salida negociada a la crisis. Con todo, el envío de la comisión a Washington y la posibilidad de adelantar las elecciones presidenciales de noviembre abren la puerta a algún tipo de solución salomónica.

En este escenario, parece claro el papel que pueden jugar los empresarios -históricos aliados de Estados Unidos- y los candidatos presidenciales de los partidos mayoritarios: el Liberal, de Micheletti y Zelaya -con su aspirante Elvin Santos¿, y el Nacional, con Porfirio Lobo. Insulza se reunió con ellos el viernes en esta capital y les hizo saber que no reconocerá al presidente que surja de los comicios de noviembre.

Comentá la nota