Honduras: Zelaya opinó que el proceso electoral es un "fraude" para la comunidad internacional

A su vez, el derrocado presidente hondureño dijo que tiene "plena confianza en que la comunidad internacional no reconoce la legitimidad de un régimen de facto ni las acciones de ese régimen", entre las que contó las elecciones y sus resultados

Manuel Zelaya afirmó en Washington que el proceso electoral en su país constituye un "fraude" mientras no sea restituido y manifestó su "plena confianza" en que la comunidad internacional no reconozca el resultado, si bien no obtuvo garantías concretas para ello durante sus reuniones en la Organización de Estados Americanos (OEA).

"Continuar con este proceso electoral significa un fraude para la comunidad internacional, los países han manifestado que no están dispuestos a reconocer ni el proceso de las elecciones ni quien las gane", aseveró Zelaya tras mantener reuniones privadas en la sede de la OEA con su secretario general, José Miguel Insulza, así como con los países miembro del organismo interamericano y la Comunidad del Caribe (Caricom).

"¿Cómo podrá hacerse una elección en estas condiciones?", se preguntó Zelaya. "¿Está de acuerdo (la comunidad internacional) en que las elecciones sean tipo Afganistán, con bombas? ¿Es lo que estamos promoviendo en América Latina, unas elecciones bajo sangre y fuego, con bayonetas?", insistió y comparó el proceso electoral hondureño con un "secuestro" en el que, sostuvo, Tegucigalpa "está apuntando al pueblo y a la comunidad internacional con una pistola y además está pidiendo un rescate".

"Tengo plena confianza en que la comunidad internacional no reconoce la legitimidad de un régimen de facto ni las acciones de ese régimen", ni tampoco "el deseo de legitimar la impunidad del régimen a través de un proceso viciado de elecciones", subrayó Zelaya en rueda de prensa durante su primera visita a Washington en más de mes y medio, la quinta sin embargo desde que fuera derrocado y expulsado de Honduras en el golpe de Estado del 28 de junio.

Pese a sus aseveraciones, reconoció que por el momento no hay una garantía concreta de cómo actuará la comunidad internacional ante las elecciones de finales de noviembre cuya campaña comenzó en las últimas horas.

"El mundo entero se ha dado cuenta de que en Honduras hay un régimen represivo violando todos los derechos humanos de forma aviesa e impune, se ha establecido una dictadura impune que no respeta los poderes del Estado", sostuvo Zelaya, para quien "la OEA sufrió la semana pasada los vejámenes en 24 horas que yo he sufrido durante tres años como presidente".

Entretanto, Insulza subrayó el "pleno respaldo" de la OEA a Zelaya. "Todos los miembros del Consejo, ya fuera por su propia voz o por voz de los coordinadores de los grupos regionales, manifestaron el mantenimiento de su pleno respaldo al presidente Zelaya como presidente de Honduras", sostuvo el jefe de la OEA en un comunicado.

Zelaya, sin embargo, resaltó que su paciencia tiene un "límite" y no descartó medidas "alternativas" -que no quiso revelar- en caso de que fracasen los esfuerzos diplomáticos.

"He sido altísimamente respetuoso (...) de las resoluciones internacionales (...) pero todo tiene un límite y en el momento en que se agoten todas estas acciones del proceso de restitución a través del diálogo, tenemos caminos necesariamente alternativos con el fin de restituirme", adelantó sin querer entrar en detalles.

Comentá la nota