Honduras: sorpresivo regreso de Zelaya

Honduras: sorpresivo regreso de Zelaya
El mandatario depuesto se refugió en la embajada de Brasil; Micheletti exigió a Lula que lo entregara y decretó el toque de queda
TEGUCIGALPA.- Casi tres meses después de haber sido expulsado de Honduras, el depuesto presidente Manuel Zelaya regresó ayer por sorpresa a Tegucigalpa y se refugió en la embajada de Brasil, en un abierto desafío al gobierno de facto, que prometió arrestarlo y declaró el toque de queda.

"Este es un día de fiesta para nosotros, porque ha vuelto el presidente legítimo de los hondureños", dijo Zelaya, luego de relatar que para llegar a Tegucigalpa desde Nicaragua debió "cruzar ríos y montañas" en una travesía de 15 horas.

El inesperado regreso abre una nueva etapa de incertidumbre en la crisis política que atraviesa Honduras. Zelaya fue sacado del país a punta de fusil por militares el 28 de junio, el mismo día en que pretendía realizar una consulta popular que abriera paso a la reelección presidencial, algo visto por sus detractores como una muestra de la influencia de su aliado venezolano, Hugo Chávez. Desde entonces, había intentado volver a través de negociaciones diplomáticas e incluso por la fuerza, pero el gobierno de facto de Roberto Micheletti lo había impedido.

"Soy un hombre pacífico; dialogo, practico la no violencia", proclamó Zelaya en sus primeras declaraciones a la prensa tras su regreso. "He venido a dialogar de frente", añadió, mientras fuera de la embajada se agolpaban miles de sus seguidores, eufóricos por su vuelta.

"¡Sí se pudo, sí se pudo!" y "fuera los golpistas", gritaba la muchedumbre frente a la embajada. "A partir de ahora nadie nos vuelve a sacar de aquí, por eso nuestra posición es patria, restitución o muerte", enfatizó Zelaya ante sus seguidores.

Después de haber desmentido en un primer momento la presencia de Zelaya en Honduras, el gobierno de Micheletti decretó el toque de queda y exigió a Brasil que lo entregara a las autoridades. Anoche, ordenó además el cierre de los cuatro aeropuertos internacionales del país.

"Hago un llamado al gobierno de Brasil a que respete la orden judicial dictada contra el señor Zelaya entregándolo a las autoridades competentes de Honduras", dijo Micheletti. "Los ojos del mundo están puestos sobre Brasil y sobre Honduras -añadió el presidente de facto-. No queda claro por qué ha regresado a Honduras el señor Zelaya."

Comentá la nota