Honduras: el régimen propone que Micheletti y Zelaya dimitan

Es una idea que una misión del gobierno de facto planteó ante la Casa Blanca.
Mientras en San Carlos de Bariloche, Argentina, el caso del golpe de Estado en Honduras estuvo presente en la Cumbre de la Unasur, el diario estadounidense The Washington Post afirmó que una delegación del régimen hondureño de facto en Washington propuso que el usurpador, Roberto Micheletti, y el presidente depuesto, Manuel Zelaya, dimitan para que una tercera persona asuma el cargo. Una vez confirmada la renuncia de ambos, la tercera persona en línea sucesoria -el titular de la Corte Suprema, según la Constitución- asumiría el cargo, agrega la información.

Micheletti asumió tras el golpe de Estado de junio porque era presidente del Congreso. Y Zelaya podría volver al país, pero como simple ciudadano, según el diario, que citó fuentes cercanas al caso.

La propuesta fue rechazada al menos por el embajador hondureño ante la Organización de Estados Americanos, Carlos Sosa, partidario de Zelaya, según el diario. "No podemos aceptar esto... Es un esfuerzo para ganar tiempo y para dar la impresión de que están hablando", explicó Sosa.

Y la OEA, dirigida por el chileno José Insulza, volvió a señalar que no hay alternativa al regreso de Zelaya al poder.

Hasta ahora fracasaron las propuestas de la OEA, de cancilleres latinoamericanos y del país mediador, Costa Rica.

En tanto, en la Unasur la presidenta argentina Cristina Fernández transmitió a sus pares un pedido del destituido Zelaya para que, tal como lo hizo el gobierno de EE.UU., las naciones de la región se sumen a sanciones contra el gobierno de facto.

A su vez, el presidente de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva, propuso al bloque "una buena discusión" con su par Barack Obama sobre "cuál es el papel de Estados Unidos para Latinoamérica", durante la cumbre en la que se discutió la presencia de tropas norteamericanas en las bases colombianas.

"No podemos tener a embajadores que estén diciendo qué se debe hacer en una determinada elección", advirtió Lula, antes de recordar el caso del presidente hondureño destituido, quien fue llevado tras el golpe de Estado a una base de EE.UU. en ese país.

También opinó el presidente uruguayo Tabaré Vázquez, quien anunció que su gobierno ha decidido "no reconocer más a la embajadora de Honduras en nuestro país porque ha expresado públicamente su adhesión al gobierno de facto" de esa nación. Igual ha hecho la Argentina.

La voz disonante fue la del colombiano Alvaro Uribe, quien señaló ante el plenario que "hay maniqueísmo" en torno al golpe de Estado en Honduras "con intervenciones selectivas", comentario por el que la presidenta Cristina le pidió aclaración.

"No puede haber intervencionismos malos o buenos, todos son graves y Colombia está amenazada por un intervencionismo político", dijo Uribe en alusión a Hugo Chávez.

A su turno, Fernández de Kirchner consideró que "lo de Honduras no es un hecho menor" cuando el presidente constitucional Zelaya fue "secuestrado" y llevado a la base estadounidense de Palmerola en Honduras para trasladarlo finalmente a Costa Rica.

Comentá la nota