Honduras: Micheletti le pidió a Zelaya que retome las negociaciones la próxima semana

El gobierno hondureño de facto de Roberto Micheletti propuso al presidente depuesto, Manuel Zelaya, que vuelva a la mesa de negociación después del fin de semana, pese a que éste ha dado por "totalmente fracasado" el acuerdo que iba a poner fin a la crisis política que dura ya más de cuatro meses.
Para el gobierno de facto se impone "un compás de espera durante el fin de semana para lograr concretar el Gobierno de Unidad y Reconciliación" tras el portazo de Zelaya el pasado viernes ante lo que consideró una "burla".

Micheletti conformó un gobierno de 'unidad nacional' como lo contempla el acuerdo Acuerdo Tegucigalpa-San José, suscrito el 30 de octubre entre las comisiones negociadoras de los protagonistas de la crisis, sin ningún representante de Zelaya, quien se negó a proporcionar nombres mientras no fuera restituido.

El presidente del gobierno de facto, especialista en las prácticas dilatorias como ha venido demostrando a lo largo de estos meses, ha reiterado que "no tiene interés en quedarse un día más de lo debido en la Presidencia de la República". Aunque a condición de que Zelaya no regrese al poder.

Sin embargo, la dirigencia del movimiento de Zelaya reiteró este sábado que "el diálogo está totalmente fracasado", mientras los miembros de la Comisión de Verificación aguardaban en un hotel a que llegaran los representantes en ese organismo del presidente depuesto (Jorge Arturo Reina) y del mandatario de facto (Arturo Corrales).

"El diálogo está totalmente fracasado y roto", dijo Rasel Tomé, uno de los asesores de Zelaya, quien lo acompaña en la embajada de Brasil, donde se refugia desde el 21 de septiembre.

La comunidad internacional, con Estados Unidos, la Unión Europea y la Organización de Estados Americanos (OEA) a la cabeza, ha instado a las partes a que vuelvan a negociar.

La presidencia sueca de la UE expresó este sábado en un comunicado "su preocupación" por la interrupción de la aplicación del acuerdo e instó a "las dos partes a volver al diálogo para restablecer el orden democrático y constitucional".

Asimismo, dio también "su pleno apoyo a los esfuerzos de la comisión de verificación prevista por el acuerdo, así como a la OEA y a Estados Unidos para facilitar el diálogo con el fin de que se aplique el acuerdo".

La restitución de Zelaya en el cargo del que fue despojado en el golpe de Estado del 28 de junio, depende del Congreso, aunque para ello no hay fecha.

Micheletti también lo instó el viernes a "seguir adelante" con la decisión de definir si restituye o no al depuesto presidente.

"De manera respetuosa se le hace un llamado al Congreso Nacional a continuar con sus consultas y seguir adelante en su decisión sobre el punto 5 del Poder Ejecutivo del referido Acuerdo, sobre si o no se restituye al señor Zelaya", expresó el comunicado del gobierno de facto.

El Congreso, que se encuentra en receso hasta después de las elecciones presidenciales del 29 de noviembre, también ha pedido el parecer de cuatro instituciones, entre ellas la Corte de Justicia - para lo que tampoco tienen un plazo -, antes de convocar a los 128 diputados en una sesión extraordinaria.

Teniendo en cuenta que la mayoría aplastante de los diputados sancionaron el pasado 28 de junio el golpe de Estado perpetrado por los militares, al que consideraron una "sucesión constitucional", pocos son los que se esperan un cambio ahora ni entienden por qué Zelaya ha dejado su futuro político en el legislativo.

Comentá la nota