Honduras: inició el diálogo mediado por OEA, pero Micheletti resiste la restitución de Zelaya

El régimen de facto que encabeza Roberto Micheletti en Honduras se mantuvo en contra de la reinstalación en el poder del depuesto presidente constitucional, Manuel Zelaya, en el primer día de diálogo con la mediación de la Organización de Estados Americanos (OEA), para resolver la crisis política en el país.
"No hay ningún avance en el diálogo", dijo Juan Barahona, coordinador del Frente Nacional de Resistencia Contra el Golpe de Estado y representante de Zelaya en las negociaciones.

Barahona informó que el régimen de facto continúa oponiéndose a la restitución de Zelaya, uno de los puntos que exige el Acuerdo de San José, promovido por el presidente de Costa Rica, Oscar Arias.

El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, cinco cancilleres latinoamericanos, el subsecretario de Estado norteamericano para América Latina, Thomas Shannon, y otros cuatro vicecancilleres participan como facilitadores del diálogo entre los representantes de Micheletti y Zelaya.

El nuevo intento se produce tras el fracaso de una primera misión de cancilleres de la OEA encabezada también por Insulza, que visitó Honduras el 24 y 25 de agosto con el propósito de contribuir a revertir el golpe de Estado que derrocó al presidente Zelaya el 28 de junio.

En la instalación del diálogo, Insulza expresó que "estamos para encontrar soluciones concretas a una situación que ya no puede prolongarse".

Subrayó que han transcurrido más de 100 días del golpe de Estado y la "reacción interna y el total aislamiento internacional crea una situación insostenible", y "a nadie le conviene el estado actual de cosas".

Insulza advirtió que la realización de las próximas elecciones generales, previstas para el 29 de noviembre, sin la restauración del orden constitucional, prolongará de manera indefinida la crisis, porque serán rechazadas por muchos hondureños y por la comunidad internacional.

"Todos precisamos entonces el diálogo, para sanar las divisiones, evitar que hondureños y hondureñas sigan pagando las consecuencias de lo ocurrido. Volver a la institucionalidad democrática que imperaba con anterioridad y garantizar a todos que las elecciones del 29 de noviembre serán verdaderamente la libre expresión de la voluntad ciudadana y el camino a través del cual se encausará el proceso político democrático y terminar con sanciones que no nunca hubiéramos querido imponer", agregó.

Indicó que la OEA espera que en el diálogo se consideren todos los puntos planteados hace más de dos meses en el Acuerdo de San José, "seguimos convencidos que en esos puntos se contiene un camino que restablece la democracia y el gobierno constitucional".

Recordó que el Acuerdo de San José es claro en cinco aspectos: el restablecimiento del presidente elegido por el pueblo hondureño, para que complete su período y entregue el mando con normalidad a quien sea elegido en noviembre. Asimismo, la formación de un gobierno de unidad nacional, la garantía de que no existirán nuevas iniciativas de reforma constitucional durante el actual período presidencial, la amnistía de los delitos políticos cometidos por las partes en conflicto y los mecanismos de supervisión internacional para asegurar el cumplimiento de los acuerdos.

Después de la primera jornada del diálogo, la misión de la OEA visitó a Micheletti en la Casa Presidencial y tiene previsto visitar al presidente Zelaya en la embajada de Brasil, donde está refugiado desde el 21 de septiembre.

Durante el diálogo, una manifestación del Frente de Resistencia que se realizaba frente a las instalaciones de la embajada de Estados Unidos, fue reprimida por policías que utilizaron gases lacrimógenos para dispersarla.

Comentá la nota