Honduras: fracasó una nueva ronda de la negociación

Con el auspicio de la Casa Blanca y la mediación de Costa Rica, la "primera fase" de discusiones entre Zelaya y Micheletti no logró avances. Como ambos no quieren sacar los pies del plato, seguirán negociando. Chávez, contra EE.UU.
La "primera fase" del diálogo que busca solucionar la grave crisis política generada en Honduras por el golpe de Estado del pasado 28 de junio terminó este viernes en Costa Rica sin un acuerdo, pero con "avances", pese a las duras posiciones que mantienen las partes en conflicto.

La decisión de continuar dialogando, en una fecha y lugar aún por definir, fue el principal resultado de dos días de conversaciones que tuvieron como mediador al presidente costarricense y Premio Nobel de la Paz, Oscar Arias.

Arias también logró establecer una agenda de temas a tratar, que prefirió no dar a conocer. Sin embargo, no pudo conseguir uno de sus principales objetivos de esta fase: sentar en una misma mesa al presidente derrocado Manuel Zelaya y al mandatario de facto Roberto Micheletti.

El presidente costarricense declaró en una conferencia de prensa que se siente "satisfecho" con la "conversación franca y respetuosa entre hermanos hondureños", y confirmó que "en los próximos días" se fijará la fecha para el siguiente encuentro con las dos comisiones de diálogo.

Sin decir nombres, pero en una clara alusión al bolivariano Hugo Chávez, quien disparó este viernes contra EE.UU., Arias pidió que "dejen a los centroamericanos resolver los problemas de los centroamericanos", y aseguró que seguirá mediando para solucionar el conflicto, siempre que ambas partes así se lo soliciten.

Es que Chávez criticó duramente el proceso de conversaciones establecido en San José -con la luz verde de la Casa Blanca- y aseguró que había "nacido muerto", declaraciones que fueron rechazadas por la delegación de Micheletti.

"Lamentamos profundamente las desafortunadas declaraciones de un presidente de América del Sur sobre este importante proceso de mediación", expresó el ex canciller hondureño Carlos López, líder de la comisión nombrada el jueves por el designado mandatario Micheletti, durante su breve visita a San José.

López aseguró que su delegación mantiene la posición de encontrar una salida que respete la Constitución hondureña y alabó el trabajo realizado por Arias en las reuniones celebradas en su residencia particular en San José.

Por su parte, el ex canciller Milton Jiménez, quien encabezó el grupo de Zelaya, afirmó que su postura sigue siendo la restitución del mandatario depuesto y del orden democrático.

Y sostuvo que el gobernante depuesto, quien viajó a República Dominicana, tiene una agenda internacional que incluye reuniones con presidentes e instituciones internacionales, en demostración de su "actitud de apertura".

Jiménez abogó por solucionar el problema "de forma democrática" para que "en un breve plazo (Zelaya) regrese al puesto por el que fue elegido por el pueblo".

Los representantes de Zelaya solicitaron a Arias que la próxima reunión se lleve a cabo en Honduras, decisión que está en manos del mandatario costarricense en su posición de mediador.

Desde Tegucigalpa, la ciudad que no pude pisar Zelaya, Micheletti dijo que se mantendrá "hasta el último minuto" en las conversaciones auspiciadas por Arias para resolver la crisis política en ese país y afirmó que su comisión "tiene la obligación de quedarse hasta el último minuto de las deliberaciones, con la intención de que el diálogo tenga un éxito".

Comentá la nota