Honduras elige presidente en medio de un clima enrarecido

El gobierno golpista dice que la seguridad está garantizada; la resistencia llama a no votar
TEGUCIGALPA.- En medio de un clima enrarecido por los llamados de la resistencia a no votar y la división de la comunidad internacional respecto de si reconocer o no los comicios, unos 4,6 millones de hondureños están convocados hoy a participar de las elecciones organizadas por el gobierno de facto para elegir un nuevo presidente constitucional.

"La seguridad está garantizada al 100%", dijo el coronel Jorge Hernández, mientras inspeccionaba un centro de votación en la periferia del sur de Tegucigalpa.

Sin embargo, la resistencia contra el golpe de Estado del 28 de junio, del que se cumplieron ayer cinco meses, pidió a sus seguidores quedarse en sus casas y no ir a votar, lo que consideran un "toque de queda popular".

La asonada destituyó al entonces presidente constitucional Manuel Zelaya; lo depositó en territorio costarricense y estableció en su lugar un gobierno de facto encabezado por Roberto Micheletti, lo que desató la peor crisis política del país centroamericano en décadas.

Los golpistas justifican el derrocamiento con el argumento de que Zelaya, aliado del presidente venezolano, Hugo Chávez, quería perpetuarse en el poder y estaba a punto de establecer su reelección, algo que, según afirman, está prohibido expresamente por la Carta Magna hondureña.

Por su parte, Zelaya, que regresó clandestinamente al país en septiembre y desde entonces se refugió en la embajada de Brasil en Tegucigalpa, rodeado de militares, ha dicho que ningún tribunal falló en contra de su iniciativa reeleccionista y que debe ser restituido en el cargo, algo que Micheletti se ha resistido a aceptar.

"Yo le pido al pueblo hondureño en forma honesta, no colabore, no participe, no avale un proceso electoral que va a ser un tragedia para el pueblo hondureño", dijo Zelaya a la emisora Radio Globo, uno de los pocos medios afines al mandatario depuesto, que están en el aire.

El miedo y, por ende, la abstención, serán algunos de los principales enemigos de estos comicios, en un país donde en las últimas elecciones sólo votó la mitad de los electores.

"La situación está tranquila, pero tengo miedo de ir a votar; no se sabe lo que puede pasar", dijo José, vendedor de un mercado popular cercano a Tegucigalpa, en cuyos alrededores una decena de policías controlaba a transeúntes y vehículos para verificar que no llevasen armas.

Los candidatos

Los dos candidatos con mayores posibilidades de asumir a partir del 27 de enero son Porfirio Lobo, del Partido Nacional (PN, derecha), y Elvin Santos, candidato del Partido Liberal (PL, centro), al que pertenece Zelaya, pero que está distanciado del mandatario depuesto. Ambos llamaron a la reconciliación y a superar la crisis política que fracturó al país.

Sin embargo, las autoridades informaron la detonación de un artefacto explosivo en una zona comercial de la ciudad norteña de San Pedro Sula, y otra explosión que habría causado daños en una escuela de la población de Lepaera, en la provincia de Lempira. Las escuelas son tradicionalmente utilizadas como centros de votación en el empobrecido país centroamericano de 7,8 millones de habitantes.

Las autoridades también informaron de daños por un explosivo en la sede de una emisora de radio en Tegucigalpa. Ninguna de las detonaciones dejó víctimas, pero se sumaron a cuatro atentados contra centros de votación ocurridos anteayer en San Pedro Sula, la segunda ciudad del país.

Pese a que el miércoles pasado se retiró temporalmente del poder, el presidente de facto Roberto Micheletti acusó ayer a los seguidores de Zelaya de colocar bombas para boicotear los comicios: "Son las presiones psicológicas que pretenden estos señores".

Unos 30.000 efectivos estarán a cargo de la seguridad de los comicios, al que acudieron unos 300 observadores -casi la mitad de Estados Unidos- de una treintena de países.

En la comunidad internacional empiezan a aparecer fisuras tras la condena mayoritaria que provocó el golpe. Estados Unidos espera ver el desarrollo de las elecciones para reconocerlas. Costa Rica, Perú y Panamá han dado su apoyo a los comicios, mientras que la Argentina, Brasil, Ecuador o Venezuela han dicho que no los reconocerán.

Agencias AFP, AP y Reuters

Del golpe a los comicios: los principales protagonistas

MANUEL ZELAYA

Presidente derrocado

En 2005 fue elegido presidente por el Partido Liberal (centro), pero adoptó posiciones de izquierda, buscó aprobar su reelección y fue depuesto.

ROBERTO MICHELETTI

Presidente de facto

Del mismo partido que Zelaya, se alejó de éste cuando el mandatario se acercó a Chávez. Considera que el golpe no quebró el orden constitucional.

PORFIRIO LOBO

Candidato del Partido Nacional

Es su segundo intento de llegar a la presidencia tras perder con Zelaya en 2005. Se dice amigo del líder derrocado, pero defendió los comicios.

ELVIN SANTOS

Candidato del Partido Liberal

Es uno de los líderes más jóvenes del país (46 años) y fue vicepresidente de Zelaya, de quien está distanciado. Promete retirar a su país del ALBA.

Comentá la nota