Honduras: sin avances para que se cumpla la restitución de Zelaya

El subsecretario adjunto de Estados Unidos para América Latina, Craig Kelly, concluyó el miércoles su visita de dos días a Honduras sin lograr garantías para el cumplimiento del Acuerdo de San José.
Durante su visita de dos días de duración, Kelly se reunió por separado con el depuesto presidente Manuel Zelaya; el presidente electo, Porfirio Lobo, y el presidente de facto, Roberto Micheletti, pero regresó a Estados Unidos sin hacer declaraciones.

La embajada de Estados Unidos en Honduras, a través de un comunicado, informó que Kelly enfatizó "el apoyo continuo de los Estados Unidos en el cumplimiento del Acuerdo San José-Tegucigalpa", que postulaba la vuelta al gobierno de Zelaya.

"Kelly reiteró que los Estados Unidos cree que aún queda importante trabajo por hacer para restablecer el orden democrático y constitucional en Honduras y por promover la reconciliación nacional. La rápida formación de un gobierno de unidad nacional y el establecimiento de una comisión de la verdad son importantes pasos siguientes", dice el comunicado.

Señaló que en la reunión con Lobo, el funcionario del Departamento de Estado expresó la voluntad de EEUU de "trabajar con el nuevo gobierno para ayudarle a cumplir los retos que enfrentará una vez que se implemente el Acuerdo".

"Kelly alentó a los líderes hondureños a tomar decisiones que apoyen la democracia y la normalización de los lazos de Honduras con la comunidad internacional", añadió.

En las reuniones Kelly también expresó la "preocupación de los Estados Unidos sobre la deteriorada situación económica y fiscal que enfrenta Honduras y la importancia de que Honduras normalice sus relaciones lo más pronto posible con la comunidad internacional".

"La ayuda que la comunidad internacional pueda proporcionarle al pueblo hondureño será indispensable para superar las dificultades económicas que está experimentado la nación", subrayó.

El canciller de facto de Honduras, Carlos López Contreras, dijo en rueda de prensa que Kelly no le pidió a Micheletti que renuncie al poder antes de que asuma Porfirio Lobo el próximo 27 de enero.

Indicó que en la reunión de Kelly con Micheletti el tema central fue que EEUU reconoce la validez de las elecciones de noviembre y al gobierno entrante, y que el proceso de transición debe ser tranquilo.

Previo a la reunión con Kelly, Micheletti dijo en un canal de televisión que no renunciará antes del 27 de enero y que no asistirá a los actos de toma de posesión de Lobo.

Indicó que él fue nombrado por el Congreso para que termine el período presidencial que le correspondía a Zelaya, derrocado por un golpe de Estado militar el 28 de junio, "y no voy a cambiar porque venga alguien aquí a presionarnos".

El gobierno de Estados Unidos considera que Micheletti debe renunciar para que Lobo sea reconocido por la comunidad internacional como presidente de Honduras.

Micheletti puntualizó que estaba sorprendido "de ver cómo los gringos quieren legislar en Honduras, porque el Congreso me eligió para terminar el periodo de seis meses (que le faltaban a Zelaya). Siento una enorme admiración por el pueblo norteamericano, pero la actuación internacional de ese país es errática".

"Estados Unidos desea que me retire el 15 de enero con la promesa de otorgar muchos millones de dólares de ayuda a Honduras. Sin embargo, Washington debe respetar la decisión soberana de nuestro pueblo", aseveró.

Dijo que no asistirá a la toma de posesión de Lobo porque no quiere que sea motivo de cuestionamiento por parte de la comunidad internacional, "en el momento que le pongan la banda a él voy a estar en la Casa Presidencial y de allí me voy con mi familia para mi casa".

Por su parte, Zelaya afirmó que "Estados Unidos está pidiendo la salida del señor Micheletti, sin embargo, no tienen la fuerza para ejecutar esa resolución".

"Micheletti se ha encaprichado, se ha negado y les ha dicho que ya está subido en el caballo, con las espuelas puestas y con el freno, y de allí no lo baja absolutamente nadie", apuntó.

Comentá la nota