El HCD homologó el nuevo contrato de la basura en Tres de Febrero

Gran parte de la oposición acompañó el nuevo contrato del servicio de recolección de residuos; solo se opusieron los massistas Diego Achilli y Susana Berisso; además las continuas agresiones del curtista Juan Bolischki terminaron con una moción de privilegio en su contra, aprobada hasta por Marta Curto.

El martes por la mañana, con la presencia de todos los concejales a excepción del edil del Frente Renovador, Martín Jofre, quien se ausentó con aviso, dio comienzo la sesión en el Concejo Deliberante de Tres de Febrero, cuyo punto más destacado sería la homologación del contrato del municipio con Bodegas y Viñedos Santa Elena, la UTE oriunda de Mendoza que comenzó a brindar servicio de recolección de residuos el primero de agosto tras la salida obligada de Covelia.

Al no haber más que un expediente, el de la basura, el secretario leyó por primera vez los apenas 4 proyectos que presentaron los concejales para su tratamiento en comisión. Sobre uno de ellos fue el pedido del massista Julio Candia para que se de lectura a una comunicación solicitando medidas de seguridad en la localidad de Villa Parque Caseros.

La nota reclamaba patrullaje policial, colocación de cámaras y luminarias, a razón de los “innumerables casos” de inseguridad que se dan en el barrio. La misiva estaba refrendada por firmas de vecinos y sus números de documento.

El curtista Juan Carlos Bolischki pidió que le facilitaran copia de la nota “para comprobar si fehacientemente las firmas y los DNI son reales”, lo que produjo carcajadas por un lado, y el rechazo de varios concejales al primero de una serie de exabruptos que tuvo el camionero durante la jornada.

En medio de la discusión por el pedido poco feliz de Bolischki, Fernando Ramos reclamó discreción al momento de debatir sobre la problemática, horas después de que “un vecino fue víctima de un hecho de violencia”, en referencia a Matías Gandolfo, de 19 años, asesinado en Villa Bosch.

Seguidamente se trató la homologación de contrato celebrado entre la Municipalidad de Tres de Febrero y la bodega vitivinícola mendocina Santa Elena, que levantará la basura por cinco años en el distrito, y cobrará más de 16 millones de pesos al mes.

“No nos parece algo esencial discutir quién es la empresa, si no cuál es la función del Municipio respecto de la recolección de residuos”, dijo el concejal del Frente Amplio UNEN Fernando Ramos, en momentos en los que se discute en la Justicia la capacidad operativa de Santa Elena para prestar el servicio en el partido.

Desde su postura, promovió la creación de una Comisión de Seguimiento y Control del Servicio que prestará la empresa de recolección de residuos, iniciativa que resultó aprobada y será conformada por los presidentes de todas las comisiones legislativas.

Luego, Dora Aguilera manifestó su acompañamiento a la homologación del contrato: “Me alegro que esto, una cosa muy necesaria, de poner palos en la rueda para que esa empresa no tenga continuación, porque todos los vecinos del partido de Tres de Febrero están pidiendo que la basura salga de la puerta de su casa, y no tengo más nada que decir”, fueron sus textuales palabras. 

En breve, Aguilera, concejal que ingresó por el massismo, estaría conformando un unibloque alejada de Martín Jofré a razón de entendimientos que logró reafianzar con el intendente municipal. 

Luego, el presidente del bloque del PJ, Julio Anabia predijo que la nueva empresa “va a andar bien”, porque, “ellos dicen que tienen 8 camionetas con supervisores y un sistema de monitoreo para que ante cualquier camión que se queda más de 10 minutos, automáticamente aparezca el coordinador para que no sucedan más las changas”.

Tras la votación afirmativa a la creación de la comisión de seguimiento, el concejal massista Diego Achilli hizo uso de la palabra y remarcó: “Estamos hablando de poner en juego un 25% del presupuesto municipal durante los próximos 5 años, por una licitación que desde el punto de vista de formas estuvo viciada de un montón de problemas”.

“Pedimos información para formarnos mejor y no la pudimos tener”, agregó el edil y destacó que, como representantes del pueblo “tenemos que legislar y no estar de rodillas” a la hora de fijar la postura frente a situaciones tan determinantes para el funcionamiento del Municipio. Achilli votó por la negativa.

El primero en criticar al hombre del Frente Renovador fue el kirchnerista Julio Anabia. Sin argumentos sobre el tema, atacó al concejal porque “no concurre nunca a las comisiones” del HCD, y minimizó el contrato de la recolección de basura: “Son tres ítems: barrido, montículos, y otro que no recuerdo”.

Además afirmó que Diego Achilli “siempre habla porque está la televisión, y ese cuadradito va a Tigre, para decir que él no está de acuerdo con esto”, dijo señalando la cámara del medio local SM Noticias.

También el curtista Bolischki volvió a incurrir en una agresión: “Achilli decía que la empresa Covelia no servía, pero se ponía contento cuando a la noche le sacaban la basura de su fábrica”, exclamó, ante la mirada incomoda de sus propios compañeros oficialistas.

Raúl Mazzeo, presidente del bloque Frente Renovador, instó a Anabia y Bolischki a “contestar sobre los argumentos que esgrimen sus pares y no hacer consideraciones personales ni agravios”.

Sin filtro, el concejal Bolischki siguió con gratuitas acusaciones y calificó de “mentiroso” a Fernando Ramos cuando este último denunció que en la licitación se anunció un plazo de más de 48 horas para estudiar las ofertas, y la preadjudicación terminó realizándose a los dos días.

“Se dijo 24, 48 o 72, sos un mentiroso”, gritaba casi sin aire el curtista, por lo que Ramos planteó una moción de privilegio para que ratifique o se retracte. “Yo ratifico lo que te digo, sos un mentiroso”, gritaba Bolischki suponiendo un plenario partidario.

La moción fue aprobada incluso por Marta de Curto y Leticia Sequeira, pero el presidente del HCD Agustín Ciorciari cerró los ojos y la dio por rechazada. “Después cualquier cosa lo discutimos en Presidencia”, pidió el titular del cuerpo.

Tras la abstención de Fernando Ramos y Maria Elena Ruiz, el contrato fue homologado con 19 votos a favor y 2 por la negativa (Diego Achilli y Susana Berisso).

Coment� la nota