Homenajes a 65 años de la liberación de Auschwitz

Sobrevivientes de Auschwitz, veteranos del ejército soviético y líderes políticos como el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu se congregaron en Polonia con ocasión del 65º aniversario de la liberación de ese campo de concentración y exterminio nazi.
Los actos se iniciaron con el sonar de las sirenas en el sitio del ex campo de Auschwitz-Birkenau, instalado por las tropas de ocupación nazi en ese lugar del sur de Polonia.

El presidente estadounidense Barack Obama subrayó, en un mensaje video enviado a un foro previo organizado por el Congreso Judío Europeo en Cracovia (a 50 km del ex campo), "el deber sagrado de recordar la crueldad que imperó en este lugar".

Las generaciones actuales deben "resistir frente al antisemitismo y la ignorancia bajo todas sus formas", insistió Obama.

"La tragedia del pueblo judío consistió en haber sido incapaz de identificar el peligro a tiempo y de defenderse", declaró Netanyahu a su llegada a Cracovia, para participar en las ceremonias que también contarán con la presencia del presidente polaco Lech Kaczynski.

"El Holocausto es la tragedia que une a Europa", afirmó el líder del Congreso Judío Europeo, Moshe Kantor.

Auschwitz fue liberado por el ejército soviético el 27 de enero de 1945 y se convirtió en el mayor símbolo del genocidio nazi. La jornada fue designada en 2005 por la ONU como Día Internacional de Conmemoración de las Víctimas del Holocausto.

El ministro ruso de Educación, Andrei Fursenko, pidió "el reconocimiento de todos" hacia las tropas del Ejército Rojo que liberaron el lugar.

Aproximadamente 1,1 millones de personas murieron en ese campo -un millón de ellos eran judíos de la Europa ocupada-, en su mayoría en las cámaras de gas, aunque también a balazos, ahorcados, de hambre, enfermedades y por "experimentos" médicos.

Eva Mozes, una de las gemelas sometidas en Auschwitz a los horribles experimentos del doctor Josef Mengele, volvió el miércoles al lugar de su suplicio.

"Mis padres y nuestra hermana mayor fueron asesinados 30 minutos después de llegar al campo. Nunca más los vi, desaparecieron sin dejar rastro", contó Mozes, de 75 años, que reside ahora en Indiana (EEUU).

Baruch Shub, de 85 años, nacido en Lituania y superviviente del Holocausto, radicado en Tel Aviv, afirma que todavía tiene las cicatrices emocionales de su sufrimiento.

Durante su audiencia general del miércoles en el Vaticano, el papa Benedicto XVI denunció "la crueldad inaudita" de los campos de exterminio nazis. "Con emoción, pensamos en las innumerables víctimas de un odio racial y religioso ciego, que sufrieron la deportación, la prisión, la muerte en esos lugares aberrantes e inhumanos", afirmó.

El presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, se refirió al deber de memoria ante las víctimas del Holocausto. "No cabe duda de que Auschwitz es el símbolo del mal absoluto inscrito a hierro candente en la conciencia humana", afirmó.

El presidente de Israel, Shimon Peres, pidió que todos los que participaron en el Holocausto sean procesados, en un vibrante discurso en hebreo ante el Parlamento en Berlín, en el cual se refirió a su abuelo, quemado vivo por los nazis junto con toda la comunidad judía de su aldea en una sinagoga de la actual Belarús.

Sin embargo, "creo que la paz está al alcance de la mano", sostuvo, afirmando que Israel estaba "dispuesto a abandonar territorios para lograr la paz con los palestinos".

Auschwitz fue creado en 1940, un año después de la invasión de Polonia que desencadenó la Segunda Guerra Mundial, con el propósito inicial de internar allí a presos políticos polacos. Eligieron para ello un antiguo cuartel en la ciudad de Oswiecim, en alemán Auschwitz.

A partir de 1942, cuando los nazis expandieron este campo a Birkenau, a 3 km de distancia, el lugar empezó a servir principalmente para el exterminio de judíos.

También murieron allí de 70.000 a 75.000 polacos no judíos, unos 21.000 gitanos, 15.000 prisioneros de guerra soviéticos y otras 10.000 a 15.000 personas, incluyendo miembros de la resistencia arrestados en Europa, de acuerdo con el Monumento Conmemorativo y Museo de Auschwitz-Birkenau.

Comentá la nota