"Soy un hombre del diálogo y del consenso"

El monterizo Regino Amado fue elegido anoche como presidente subrogante de la Cámara, en reemplazo del senador electo Sergio Mansilla. El gobernador Alperovich asistió a la sesión. Esteban Jerez, en soledad, se abstuvo de votar y pidió espacios para la oposición.
Regino Amado se convirtió en el tercer hombre que cumplirá formalmente el rol de vicegobernador durante el segundo mandato de José Alperovich. El monterizo fue elegido por sus pares como presidente subrogante de la Legislatura, en reemplazo de Sergio Mansilla, que renunciará a la banca para asumir como senador nacional.

Precisamente, la Cámara renovó anoche sus autoridades con la presencia del gobernador en el estrado, y de la senadora Beatriz Rojkés de Alperovich y de miembros del gabinete provincial en los palcos. En medio de un clima de nostalgia por el recambio que provocarán las asunciones de legisladores en el Congreso, el oficialismo no tuvo inconvenientes en imponer su voluntad para monopolizar la mesa de conducción. En efecto, a Amado acompañarán el ex concejal capitalino Armando Cortalezzi, como vicepresidente primero, y el ex intendente de Bella Vista, Manuel Fernández, como vice segundo.

Ni siquiera hubo una moción que contrapesara a la propuesta formulada por el presidente de la bancada alperovichista, Roque Tobías Alvarez, puesto que el único referente opositor presente en el recinto al momento de la votación fue Esteban Jerez (bloque Alberdi). El ex diputado nacional pidió permiso a sus pares para abstenerse de votar, y advirtió que la oposición debía contar con un representante en la mesa. No obstante, ponderó las virtudes de los hombres elegidos por el oficialismo para conducir la Cámara. Al final, el trío obtuvo 40 votos afirmativos.

Despedidas

Los reparos de Jerez apenas si se escucharon en un recinto poblado por funcionarios, por familiares y por militantes alperovichistas. Ocurre que, además de la elección de autoridades, la mayoría de los legisladores aprovechó la sesión para despedir a quienes pasarán a desempeñar una banca en el Congreso de la Nación.

Es el caso de Mansilla, que en julio debió ocupar el cargo de vicegobernador interno en reemplazo de Juan Manzur, que asumió como ministro de Salud nacional, y de la luleña Miriam Gallardo de Dip, que ocupará un escaño en Diputados. También del radical José Manuel Cano, pero el senador electo no participó de la sesión porque no llegó a tiempo desde Buenos Aires.

El ex presidente subrogante de la Cámara, visiblemente emocionado, agradeció el acompañamiento en particular de la legisladora Beatriz Avila, que tras los roces entre su marido, el diputado nacional Germán Alfaro, y el gobernador, debió ceder la vicepresidencia segunda. Luego, Mansilla extendió los saludos de rigor al resto de sus pares.

"Es otra la perspectiva cuando uno es elegido vicegobernador por la gente que cuando le toca asumir en el cargo, como me pasó a mí. Pero tuve siempre el acompañamiento de ustedes, que me allanaron el camino. En estos seis meses me hicieron participar más activamente, ya que debo reconocer que no lo venía haciendo durante el primer año y medio de gestión porque debí acompañar cada mañana al gobernador", enfatizó el senador electo.

Finalmente, Mansilla se refirió a los referentes opositores en un tono conciliador. "Muchas veces me pusieron un micrófono y declaré algo polémico, porque mi carácter mi hizo que dijera algo de alto tono. Por eso quiero pedirles disculpas si es que herí susceptibilidades", se sinceró.

En el palco, el discurso de Mansilla fue uno de los más ovacionados, teniendo en cuenta que se encontraban los ministros del Interior, Osvaldo Jaldo; de Gobierno, Edmundo Jiménez; de Educación, Silvia Temkin; de Salud, Pablo Yedlin, y de Desarrollo Productivo, Jorge Gassenbauer.

Halagos y promesas

Desde las bancas, sólo voces alperovichistas se pronunciaron, mientras que los opositores Jerez y Ricardo Bussi (llegó luego de la votación) sólo atinaron a aplaudir tibiamente las loas oficialistas.

El ex radical Roberto Palina (bloque Celestino Gelsi) fue uno de los que tomó la posta y agradeció a las autoridades salientes. Incluso, aprovechó la ocasión para ensalzar la gestión del gobernador Alperovich. "Va muy bien encaminado a repetir el nivel de obras de don Celestino Gelsi", auguró. Alvarez, presidente de la bancada oficialista, dijo que toda la Cámara se había sentido contenida por la mesa de conducción y ponderó la elección, porque hace a uno de los puntos fuertes de la democracia: "la periodicidad en las funciones". Gallardo de Dip utilizó sus minutos para despedirse, y agradeció con especial énfasis a la senadora y presidenta del PJ, Beatriz Rojkés de Alperovich.

El que cerró la sesión fue el flamante presidente subrogante. Amado, sentado al lado de Alperovich, se explayó en agradecimientos antes de delinear algunas pautas que regirán su gestión al frente del Poder Legislativo. En esa línea, reclamó el acompañamiento de los legisladores alperovichistas, pero también de los opositores. "Mi mandato llevará mi impronta, porque soy un hombre del diálogo y del consenso. Es la única manera de alcanzar los grandes acuerdos que nos permitirán diseñar las políticas públicas", aseveró. Al final, ya vencido por la emoción y por los nervios, Amado sólo tuvo fuerzas para hacer suya una zamba del Chango Nieto en honor a sus raíces: "por eso te nombra mi canto Monteros".

Comentá la nota