"Es holgada, tranquila y manejable"

"Es holgada, tranquila y manejable"
El secretario de Finanzas fue al Congreso a dar explicaciones sobre el manejo de la deuda. Dijo que en el último año y medio los pasivos bajaron en 6000 millones de dólares. Reconoció que este ejercicio registrará un déficit fiscal de 9000 millones de pesos.
El secretario de Finanzas, Hernán Lorenzino, aseguró ayer que la situación de la deuda para el año próximo "es muy holgada, tranquila y manejable". Durante su exposición en la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados, el funcionario señaló que entre 2008 y el primer semestre de este año el Gobierno logró reducir su stock de deuda en 6000 millones de dólares. Por otro lado, Lorenzino ratificó la voluntad del Gobierno por llegar a un acuerdo con los holdouts y el Club de París –bajo condiciones beneficiosas para el país–, con el objetivo de ingresar el año próximo en los mercados voluntarios de deuda, tanto nacionales como internacionales. Por su parte, la oposición cuestionó las fuentes de financiamiento utilizadas por Economía, sobre todo los fondos de la Anses y la emisión de Letras. También criticó la habilitación para que el Ministerio de Planificación se endeude con el objetivo de financiar su plan prioritario de obras públicas.

Durante su exposición, Lorenzino indicó que los vencimientos de deuda en 2010 serán de 26.500 millones de pesos, que serán cubiertos con "el superávit primario, con aportes de organismos multilaterales, financiamiento intrasector público (Anses, AFIP y Lotería, entre otros), administración de pasivos (canjes de deuda) y con operaciones de mercado". "Pudimos revertir la imagen de incertidumbre que pesaba sobre la capacidad de pago de la Argentina", argumentó Lorenzino.

En 2003, el stock de deuda era de 179.000 millones de dólares –un 138,7 por ciento del PBI–, mientras que en 2008 la cifra llegaba a 146.000 millones de dólares. Al primer semestre de 2009, el stock de deuda se redujo a los 140.000 millones de dólares, una reducción de 6000 millones, según las cifras que presentó el funcionario.

El 41 por ciento de esa deuda corresponde al sector público y un 9 por ciento es deuda con garantías de la Nación (es decir deudas de las provincias asumidas por el Estado nacional). "Estrictamente, el Gobierno le debe al sector privado un 36 por ciento de su stock de deuda. Es un monto totalmente manejable", enfatizó Lorenzino. En cuanto a los plazos de vencimientos, el Gobierno deberá afrontar en el período 2009-2012 el 29 por ciento de los servicios de la deuda.

A pesar de que este año los vencimientos "están controlados" y los del año que viene serán "totalmente manejables", el resultado financiero para 2009 será negativo en 8944,5 millones de pesos (-0,80 por ciento del PBI), mientras que para el año próximo el resultado financiero está estimado con un superávit de 621 millones de pesos, es decir 0,05 por ciento del PBI.

"Hoy los mercados financieros tienen liquidez, por eso nos ponemos el objetivo de volver a los mercados voluntarios de crédito. El acuerdo con el Club de París será con cada uno de los países involucrados y con cada uno de los acreedores (hay 200 líneas de crédito involucradas y más de 20 países). Argentina no se hará cargo de ninguna deuda privada y se intentará llegar al acuerdo más conveniente para el país", afirmó Lorenzino en relación con la estrategia de Economía de cara a las negociaciones con los holdouts y el Club de París.

Por otro lado, varias de las preguntas de la oposición apuntaron contra una serie de artículos del Presupuesto 2010, que le permitirán al Ministerio de Planificación endeudarse para llevar adelante un "plan de obras estratégico". Sobre este tema avanzaron los legisladores Fernanda Reyes y Juan Carlos Vega, ambos de la Coalición Cívica.

"El financiamiento de obras es responsabilidad de Planificación y Economía. Las condiciones para este financiamiento se establecerán cuando se presenten los proyectos", esquivó Lorenzino, ya que los artículos en cuestión (17, 44, 56 y 61) fueron parte de una decisión política y una puja entre los ministerios.

"El financiamiento que se apruebe este año (para las obras plurianuales) tiene vigencia para un solo ejercicio. Por lo tanto, la autorización para financiar obras plurianuales debería ratificarse todos los años", argumentó Lorenzino a título personal, según aclaró.

Comentá la nota