Históricos y actuales dirigentes reunidos en el Concejo Deliberante

El martes, al cumplirse 25 años de la recuperación del sistema de gobierno en la Argentina, por iniciativa del cuerpo de concejales, se vivió una verdadera fiesta cívica en el recinto del HCD. La figura de Raúl Borrás como símbolo fue valorada por todos los presentes, que colmaron los altos del Palacio Municipal.
DE LA REDACCION. Pergamino, a través de una ponderable iniciativa del Concejo Deliberante, organizó el festejo formal, tan justo como emotivo, por los 25 años de la recuperación de la democracia en la Argentina. Fue un acto cívico como pocos de los vistos en el último cuarto de siglo, porque en el recinto del Concejo, emblema por excelencia de la representación democrática, más que nunca se respiró democracia. Porque allí, salvo alguna justificada ausencia, estaban los actores políticos que le dieron sustento a la democracia en Pergamino desde 1983 hasta estos días.

Jorge Young, el primer intendente electo de la nueva era, encabezó una nutrida legión de dirigentes y ex funcionarios y concejales que asistieron a la ceremonia y la disfrutaron desde una posición muy lejana de la que años atrás los enfrentaba. Se trataba, nada menos, que de festejar el lapso democrático más extenso de la historia nacional.

En ese sentido se remarcó durante el acto, que por primera vez ya había una generación completa que había nacido en democracia. Jóvenes que hoy orillan los 25 años nacieron y se formaron dentro de un sistema más tolerante, donde se permite el disenso, y que ello, básicamente, sería caldo de cultivo para que nuestra aún joven democracia, siga buscando los caminos de la superación.

Young llevó escrito su discurso seguramente para no cometer olvidos, porque en su alocución enumeró a quienes fueron sus fieles colaboradores durante los cuatro primeros años de la insipiente democracia en el Municipio local: Carlos Salazar, Lucio Tezón, Mario Giani, Alberto Orlando, Luis Sued, José Cipponere, Alberto Dal Bo, Oscar Bustos, Raúl Ro-ssi, Leandro Peñaloza, Silvia Ferrero Regis, Salvador Gil, Abrate (de Catastro) y todo el personal municipal que apuntaló el trabajo de los funcionarios.

El ex intendente, también rememoró un hecho trascendente, cuando promediando su gestión, una asonada militar pretendía violentar el régimen democrático, y él mismo convocó a todas las autoridades de Pergamino a defender la Comuna. Recordó que en persona asumió el mando de la Comisaría de la ciudad y que todas las fuerzas políticas, las entidades de Pergamino, las comisiones de fomento y varios gremios, brindaron sus irrestrictos apoyos. “Todo estaba dispuesto para la resistencia, la vigilia duró dos noches en las que permanecimos en el Palacio y cuando el golpe quedó frustrado, la población se agolpó frente a la Comuna y salí a saludar a la gente acompañado por el entonces representante del bloque de concejales peronistas, Alcides Sequeiro y recibimos de parte del padre Gastón Romanello palabras esperanzadoras y la bendición”, recordó Young.

No obstante, señaló luego que “tras un cuarto de siglo no podemos afirmar que la democracia esté consolidada. Los días que corren encuentran que la inseguridad, la desocupación, la drogadicción, la trata de blancas, la explotación de la prostitución infantil y el incremento de la actividad delictiva, agudizan la exclusión, carcomen la fe de la gente y salvo en honrosas excepciones como la del cardenal Bergoglio, no se lanza un alerta ante semejante peligro. Dios quiera que en Pergamino entre todos logremos remediar estos males, no podemos volver atrás, los convoco para lograrlo”.

Conti

Marcelo Conti, el hombre que durante más oportunidades fue concejal y que en 1983 fue el candidato a intendente por el Partido Justicialista, también tuvo un lugar destacado en la ceremonia. Con claridad, Conti sintetizó lo que costó llegar a aquellas elecciones de octubre de 1983 en las que se proclamaron las primeras autoridades para el reinicio de la democracia y arrancó aplausos espontáneos cuando recordó que en el camino quedaron muchos muertos y desaparecidos.

Como muestra clara del espíritu que reinó en el acto, Conti, un peronista histórico, elevó al máximo la figura de un radical de pura cepa, como lo fue Raúl Borrás. Tuvo elogiosas palabras para con “El flaco” y tomando un concepto de otro radical, Raúl Alfonsín, Conti sintetizó a Borrás remarcando su honestidad, inteligencia, claridad de conceptos y valentía, entre otras cualidades.

Homenaje

Después de que cada concejal y consejero escolar de 1983 recibiera su distinción, fue el momento de homenajear a Raúl Borrás. En primer término el presidente del Concejo, Fernando Escobar, hizo una reseña de la vida política del fallecido dirigente y dio lectura de un acta de una sesión delConcejo Deliberante del 1963, donde un discurso de Borrás (que con apenas 30 años era presidente del Cuerpo) trazaba los lineamientos democráticos para comenzar una nueva era que, como se sabe, fue interrumpida tres años después.

Seguidamente el intendente Héctor Gutiérrez se refirió a Borrás diciendo que era menester “reconocer no sólo su presencia en aquel primer gobierno, sino la militancia, la docencia, el esfuerzo y el sacrificio que supo desarrollar y transmitir”.

“Fueron épocas muy duras y difíciles, la democracia había sido interrumpida varias veces y bueno es reconocer que esos nefastos hechos contaron de uno u otro lado de los partidos políticos mayoritarios, el acompañamiento a esas asonadas. Los golpes del 55, 58 y 66 contaron con grupos intolerantes de los partidos políticos mayoritarios que fueron a golpear las puertas de los cuarteles”, enfatizó Gutiérrez.

Luego señaló que “estos 25 años tienen una gran significación y desde luego que homenajear a Raúl Borrás tiene un profundo sentido democrático, porque si algo lo caracterizó fue por un lado una fuerte firmeza y un carácter indestructible, pero a la par generosidad, docencia y profundo sentido democrático. Hizo de la democracia su estilo de vida, en el más amplio de los sentidos: respeto al adversario, destierro del rencor, proyectando más allá de las diferencias parciales para la construcción de un sistema que cobije a todos y no excluya a nadie”.

Tras aclarar que “no fui su amigo, aunque eventualmente pude haber sido un mal alumno”, Gutiérrez recordó a Borrás a través de una de sus más importantes acciones durante su gestión como ministro de Defensa de la Nación: “Raúl Borrás fue protagonista de aquella gesta inolvidable que fue la decisión de firmar el decreto que enjuiciara a las juntas militares. No existía ningún antecedente en el mundo para poder comparar tamaña decisión política que marcaba para siempre el destino de las interrupciones inconstitucionales en la Argentina”.

Borrás

El último discurso de la ceremonia fue del hijo de Raúl Borrás, del mismo nombre, quien en representación de su familia agradeció el homenaje y dejó un mensaje “para seguir construyendo y consolidando esta institucionalidad y fundamentalmente para continuar trabajando para lograr todo aquello que falta, que es ni más ni menos que la igualdad”

Comentá la nota