HISTÓRICO RECLAMO La falta de mantenimiento en las calles complica a los vecinos

Pozos, baches y calles en mal estado suele ser la postal que más se repite en las diferentes localidades del sur del conurbano bonaerense. Los reclamos se multiplican en cada uno de los puntos de la región. Sin embargo, el problema de infraestructura se agrava cada vez más y los vecinos ya se acostumbraron a circular por arterias destruidas.

Las calles y avenidas de la región evidencian un problema histórico: la falta de mantenimiento. Los vecinos y automovilistas reclaman incansablemente la reparación de los asfaltos pero la solución parece lejana.

Los gigantescos pozos ubicados en la esquina de Merlo y Estocolmo, en Lomas de Zamora, ocupan casi toda la arteria, y transitar por allí se convirtió en una odisea. En algunos casos, los baches tienen más de 10 centímetros de profundidad, y como consecuencia del agua estancada, generan un olor nauseabundo.

El panorama se repite en la transitada avenida Frías y Garibaldi, en Llavallol. Por el lugar cruzan decenas de autos por minuto y más de dos líneas de colectivos todos los días.

En este sentido, los vecinos advirtieron que “en cualquier momento puede ocurrir un accidente ya que por esquivar un pozo se puede terminar embistiendo a otro automóvil”.

Por su parte, Almirante Brown no está exento de la problemática dado que los baches (y la basura que en ellos se acumulan) invadieron por completo la esquina de Conscripto Bernardi y Arias, en la localidad de José Mármol.

Los residentes además indicaron que “el bajo nivel de esas calles hacen que la situación se torne realmente complicada”.

Según mencionaron, la calle Bernardi tiene un nivel inferior al de las cuadras aledañas y es por eso que la pendiente provoca que siempre que llueve el agua que proviene de las arterias contiguas se acumule allí.

El tránsito fluido, las lluvias y la falta de iluminación ayudan a que circular por la región “sea un verdadero peligro”.

Ante esta situación, los vecinos buscan soluciones provisorias, como por ejemplo tapar los baches con ramas, arena o cascotes aunque en el fondo saben que “el problema persiste”.

Lanús es uno de los distritos más afectados por el deterioro de los asfaltos. Desde las principales avenidas hasta las calles menos renombradas están llenas de baches.

Quienes viven o tienen su comercio en la calle Juan de Garay, a metros de la avenida Hipólito Yrigoyen, en la localidad de Remedios de Escalada, también piden que la Comuna arregle el deteriorado asfalto en donde se acumula mucha agua y basura.

Por la arteria circulan varios autos y camionetas a diario que deben esquivar cada uno de los pozos para evitar romper el tren delantero de los vehículos, lo cual a veces se torna imposible.

Los comerciantes también se ven perjudicados ya que “las veredas nunca pueden permanecer limpias”. Esto se debe a que en los baches se acumula agua sucia, la cual termina en las veredas cada vez que un vehículo pasa por allí.

En tanto, los vecinos de Esteban Echeverría también “debieron acostumbrarse” a esquivar los enormes pozos que se instalaron desde hace años en varias calles del municipio. Tal es el caso de la calle Oliver en el barrio 9 de Abril que a lo largo de más de diez cuadras se encuentra con muchos desniveles en el asfalto y está llena de pozos.

Los reclamos se multiplican en los barrios de la región. La respuesta parece ser lenta pero todos los vecinos anhelan ver las obras de bacheo en corto tiempo.

Comentá la nota