Histórico: Por primera vez, un negro llega a la presidencia de los EE.UU

El triunfo del demócrata Barack Obama es una gran victoria cultural para su país. El senador de 47 años batió claramente a John McCain. En enero asumirá el mando del país en medio de una de las mayores crisis nacionales.

Por: Ana Baron

En una noche electoral histórica, Barack Obama se convirtió en el primer negro en llegar a la presidencia de los Estados Unidos. El senador demócrata logró una clara victoria sobre el oficialista republicano John McCain ganando en estados claves como Ohio, Pennsylvania y con una ventaja notable en Florida. De acuerdo a los primeros estimados, la participación electoral superó ayer el 80% algo que no se había visto en EE.UU. desde hacía mucho tiempo.McCain concedió la victoria en un elogioso discurso sobre su rival, señalando la importancia histórica de la victoria de un hombre negro para semejante responsabilidad.

Y se comprometió a dar un apoyo directo al nuevo gobernante porque EE.UU. "se encuentra en un momento muy difícil" a raíz de la demoledora crisis económica que causó el estallido de los mercado financieros.

"Es una elección histórica. Reconozco la especial significación que tiene para los afronorteamericanos... El fracaso es mío no de ustedes", remarcó sobre el resultado electoral. El senador opositor, quien solo ha tenido una experiencia de cuatro años en la Cámara Alta garantizaba su triunfo con 297 electores, por encima de los 270 necesarios en el colegio electoral.En el cálculo nacional de votos, reunía 51% contra 48% del postulante de la Casa Blanca. Los demócratas retenían y ampliaban la mayoría opositora en el Senado reuniendo 54 legisladores, tres más de la mayoría. Los republicanos quedaban con 38. En Representantes, la Cámara Baja, quedaba con 178 contra 116. A medida que fueron cayendo los resultados electorales, y los estados tradicionalmente Republicanos y rojos comenzaron a caer en manos demócratas y azules, los miles de simpatizantes de Obama congregados en el Parque Grant en el corazón de Chicago, festejaban aplaudiendo y bailando: Obama se convertía en el 44° presidente norteamericano.

"Nunca pensé que iba a llegar este día", dijo a Clarín Gloria Mirna, una afronorteamericana, mientras que una lágrima caía por su mejilla. "Yo sé que Obama no podrá cambiar todo, pero, pase lo que pase, creo que hemos dado un paso hacia adelante". Fue, sin duda, la culminación de un día de grandes expectativas, mucha ansiedad y emociones profundas que será recordado durante años. Con el país en guerra y padeciendo una de las crisis financieras más graves desde la Gran Depresión, los estadounidenses se levantaron ayer muy temprano y salieron a votar en masa por dos candidatos muy diferentes.

Barack Obama el joven organizador comunitario birracial, progresista que desarrollló una campaña electoral insistiendo en la necesidad de superar las barreras ideológicas y raciales, y el conservador republicano Mc Cain, héroe de la Guerra Vietnam que puso el acento en su patriotismo y su experiencia. La mayoría de los estados del este que cerraron sus centros de votaciones más temprano, fueron los que hicieron que la balanza comenzara inclinarse hacia Obama a partir de la 22 horas de Argentina.Desde muy temprano en la mañana, las largas colas frente a los centros de votación fueron el mejor indicador del interés que genero esta elección.

"Yo estoy aquí porque quiero ser parte de la historia", dijo a Clarín Thomas Mayo, que se encontraba esperando para votar en la cola del centro de votación situado en la Avenida Michigan "después de tantos años de segregación, para mi que soy negro este día es muy importante". "Dijeron que Obama nunca lo lograría, y mire cuán lejos llegó", dijo por su parte Jeannne Pauly.

Comentá la nota