Histórico: Armenia y Turquía acuerdan establecer relaciones

Los convenios fueron firmados en Zurich, con el aval de Moscú, París y Washington.
Turquía y Armenia dieron ayer un paso histórico dirigido a resolver su enfrentamiento de décadas al suscribir sendos acuerdos que, una vez ratificados por los parlamentos de ambos países, permitirán el establecimiento de relaciones diplomáticas y la apertura de la frontera común. Pero la diáspora armenia -fuerte en Francia, EE.UU. y Argentina- criticó el alcance de lo arreglado.

La ceremonia tampoco fue fácil. La secretaria de Estado de EE.UU., Hillary Clinton, debió esforzarse porque no fuera arruinada una ceremonia que se había presentado como histórica y estaba al burdel del fracaso.

La delegación armenia hizo esperar tres horas a su contraparte turca para firmar este convenio que puso fin a 16 años de falta de diálogo y a décadas de enfrentamiento por el genocidio del pueblo armenio cometido durante el Imperio Otomano. El acuerdo establece formar una comisión mixta de historiadores que investigue los hechos de 1915-1917: Lo que es tomado como un insulto por los armenios de la diáspora y dentro de l apropia armenia. El otro punto polémico la cuestión del enclave armenio de Nagorno Karabaj cuya soberanía demanda un aliado turco central, Azerbaiján.

La ceremonia fue en presencia del alto representante de Política Exterior europea, Javier Solana, y los cancilleres Clinton y de Francia, Bernard Kouchner; Rusia, Serguei Lavrov, y Suiza, Micheline Calmy-Rey. Firmaron los cancilleres turco, Ahmet Davotoglu, y armenio, Edvard Nalbandian, que se saludaron con un prolongado apretón de manos.

La ceremonia, que pareció fracasar por la tarde ante el rechazo armenio al discurso que preparaba el equipo turco, duró apenas siete minutos y no se pronunció ningún mensaje. El pacto "favorece la paz y la estabilidad en la región", dijeron los voceros de la UE. Los acuerdos firmados por Turquía y Armenia constituyen "un paso valiente y con visión de futuro hacia la paz y la estabilidad en la región del sur del Cáucaso", agregaron.

Como se dijo, la ceremonia no fue fácil. No fue hasta la noche del viernes que Suiza la confirmó oficialmente. Para entonces los diplomáticos ya habían empacado sus valijas, Clinton estaba de camino a su gira europea y en principio hacia Suiza. Pero al final acordaron, aun con las polémicas pendientes. La canciller norteamericana debió hacer múltiples gestiones, cuando el acuerdo parecía zozobrar debido al desencuentro entre las dos delegaciones. Los representantes armenios no querían aparecer avalando que la antigua aspiración de su país para el reconocimiento fuera convertida en un controvertido expediente académico.

Comentá la nota