Histórica ruptura entre los empresarios mineros del país

Provincias mineras del interior hacen rancho aparte y crean otra entidad.
De un lado, el staff afincado en Buenos Aires, encabezado por el titular de la cámara de empresarios en los últimos años y con cercanías al secretario de Minería de la Nación, Jorge Mayoral. Del otro, las cámaras de las provincias mineras más importantes, como San Juan y Catamarca. Así quedó divido el espectro empresario ayer como consecuencia de las desinteligencias en la histórica Cámara Argentina de Empresarios Mineros, CAEM.

El motivo fueron las elecciones de la entidad, pero la tensión viene de lejos. Las provincias presionaron para ubicar a su gente y producir cambios de fondo (pidieron "un plan consensuado y federal"). Pero no tuvieron suerte: Manuel Benítez armó su propia lista que resultó ganadora y las provincias pegaron un portazo. Armarán la FECAMIN -Federación de Cámaras Mineras- y se reunirán probablemente por primera vez en la Siminera de San Juan.

Así lo anunció ayer el sanjuanino Jaime Bergé, Vicepresidente de la Cámara Minera de San Juan, el titular de la entidad par en Catamarca, Alfredo Marchioli y el de Salta, Facundo Huidobro.

Según Bergé, integrarán la tropa de la nueva entidad las cámaras mineras de San Juan, Catamarca, Salta y Mendoza, y empresas como Cerro Vanguardia y Alumbrera e incluso la Gemera (grupo de exploradoras). DIARIO DE CUYO sólo pudo contactar ayer a los titulares de Catamarca y Salta, quienes confirmaron la noticia.

"Vamos a convocar a una reunión para el lunes próximo para empezar a darle forma a la nueva entidad. La idea es armar una reunión con todas las cámaras en la SIMINERA (feria que se hará en San Juan) el próximo 11 al 13 de noviembre", dijo Bergé. Agregó que la nota comunicando la decisión tomada por San Juan fue firmada por Ricardo Martinez (ayer estuvo inubicable) y enviada a la CAEM.

La fragmentación se produjo al día siguiente de la renovación de autoridades en CAEM. Lo que trascendió de esa asamblea, -a través de la revista especializada Mining Press y del propio Bergé- es que el grupo disconforme pretendió lograr una lista de consenso para que el nuevo presidente fuese Julián Rooney (Minera Alumbrera), y se topó con la intransigencia del grupo que apoya a Benítez (titular de la empresa estatal YMAD en Catamarca, asociada con Alumbrera) que fue quien finalmente se impuso, tras la retirada de algunos representantes disconformes, entre ellos Bergé. "Salimos muy molestos, nos encontramos con que nos habían incluido en una lista sin consultarnos. La CAEM no ha escuchado el mensaje del sector minero y ha perdido una oportunidad única", dijo anoche el salteño Huidobro.

Las causas

"Falta de un plan consensuado" y "no se contemplan los problemas de las provincias", son las únicas respuestas que se lograron arrancar ayer a los empresarios Bergé y Marchioli sobre las causas del quiebre. "Falta un debate sincero entre las empresas mineras, la decisión de un plan de trabajo consensuado por todos. En CAEM no hay debate y las cosas o modelos que se imponen, a la larga o a la corta terminan disgregando", dijo Marchioli.

"¿Qué pasó? ¡Que reventó la payasada!. Te encontrás con que vas a una institución de este tipo buscando la unidad, el consenso, y te encontrás con presidentes que se quieren perpetuar. Queremos una entidad nueva, con otros conceptos, que contenga a las cámaras provinciales que tienen otros problemas distintos a la Nación", dijo Bergé.

Pero analistas del sector -que hablaron con DIARIO DE CUYO bajo reserva de fuente, detallaron causas más profundas, que vienen de lejos y contribuyeron al desenlace.

1- La primera elección de Manuel Benítez en CAEM, hace 2 años: había una lista previa consensuada para que el presidente fuese Alberto Carloquia (Ex Cerro Vanguardia, hoy Anden Resourcens) pero apareció otra con Benítez a la cabeza y que atribuyen al padrinazgo de Mayoral. Había buena relación entre la minería y el gobierno nacional, pero a los dos meses de ganar Benítez se implementaron las retenciones a la minería. Ahí recrudeció la relación ríspida entre las mineras y Mayoral. En consecuencia, el desgaste que sufrió Benítez es porque su figura se la asocia con Mayoral. Pero hay observadores del sector que dicen que hizo una presidencia digna y prolija y se opuso a las retenciones.

2- Viejos enconos entre los empresarios Julián Rooney (Alumbrera), la figura que se pretendía imponer como nuevo presidente, y Martín Dedeu (Director de CAEM) que tuvieron su punto máximo cuando Rooney fue procesado (y luego absuelto) por una eventual contaminación debido a un accidente técnico en la mina. "Dedeu lo dejó solo", se comenta por lo bajo.

Bergé dejo traslucir ayer que la FECAMIN surgirá como un órgano despegado del gobierno y con discurso federal, porque las empresas del Interior ya no se sentían representadas por el staff histórico afincado en Buenos Aires.

"Es muy poco acertado que ésto ocurra en este momento, los enemigos de la minería están afuera", fue lo único que se limitó a decir el secretario de Minería, Jorge Mayoral al ser consultado respecto a la nueva cámara. No emitió opinión sobre su supuesto apoyo a Benítez, "No puedo opinar de algo que no conozco", dijo.

Por su lado, Manuel Benítez, no atendió directamente a DIARIO DE CUYO. "Hoy él está muy ocupado. Mañana, quizás", respondió la secretaria de YMAD en el segundo llamado.

Comentá la nota