Histórica renuncia en Gran Bretaña

El presidente de la Cámara de los Comunes, Michael Martin, anunció su dimisión; es la primera vez que sucede en más de 300 años
LONDRES.- Acorralado por el escándalo de los gastos excesivos de los legisladores, que ha desprestigiado a la clase política del país, por primera vez en más de 300 años la máxima autoridad parlamentaria de Gran Bretaña, el presidente de la Cámara de los Comunes, debió renunciar a su cargo.

En un breve mensaje de menos de un minuto ante los parlamentarios, el speaker Michael Martin anunció que dejará su cargo el 21 de junio con el fin de mantener la "unidad de la cámara". Martin, que ocupa una banca en la Cámara de los Comunes desde hace más de 30 años, fue elegido presidente de ésta hace nueve años. La elección de su sucesor se concretará el 22 de junio, precisó.

La sesión de ayer en el Parlamento de Westminster resultó histórica y tuvo ecos de revolución, ya que ningún presidente de la Cámara de los Comunes había abandonado el cargo a la fuerza desde 1695, cuando John Trevor se vio obligado a renunciar por haber aceptado un soborno de 1000 guineas.

La confirmación de la salida de Martin se produjo luego de que se registraran anteayer escenas nunca vistas en el recinto, donde un visiblemente golpeado Martin ofreció "profundas disculpas" tras la publicación de los detalles de cientos de pedidos de reembolso de gastos superfluos por parte de los legisladores.

Poco antes, 23 diputados habían firmado una moción de censura en su contra, en lo que fue una humillación para el speaker , una figura siempre consensuada y, hasta ahora, casi intocable.

En un intento de contener el escándalo que ha causado gran indignación en la opinión pública británica, el primer ministro, Gordon Brown, anunció que la Cámara de los Comunes no puede seguir operando como un "club de caballeros" con sus propias reglas y anunció una reforma del sistema de gastos, que pasará de "la autorregulación a la regulación independiente externa", una importante ruptura con la tradición que ha dominado la cámara durante siglos. Además, dijo que los legisladores acusados no podrán presentarse para las próximas elecciones.

Con su dimisión, Martin, un ex trabajador metalúrgico y sindicalista de 63 años, se convirtió en la víctima de mayor rango en sucumbir al escándalo. El caso ya había provocado la salida del subsecretario de Justicia, Shakid Malik, y de varios legisladores oficialistas.

El caso también salpica al propio premier laborista, que fue acusado de pagar indebidamente a su hermano 9300 dólares por servicios de limpieza y de pedir dos veces el reembolso de una factura de plomería.

El escándalo estalló hace casi dos semanas, cuando el diario conservador The Daily Telegraph publicó la primera parte de una larga lista de vergonzosos detalles sobre los reembolsos de gastos reclamados por miembros del gabinete. Entre ellos, se encontraban gastos en golosinas, jardinería, arreglos de jardinería en un castillo, multas, hipotecas falsas y la compra de casas con fondos del Estado que luego eran vendidas por funcionarios que se quedaban con la diferencia.

Si bien afecta a todos los partidos políticos, el affaire ha golpeado mucho más en las encuestas al laborismo, en medio de fuertes reclamos de un llamado a elecciones anticipadas, previstas para junio de 2010, a más tardar. El líder de la oposición conservadora, David Cameron, insistió ayer en este punto al reclamar comicios adelantados para "limpiar" el Parlamento.

La renuncia de Martin se produjo luego de que éste recibió una visita secreta de Gordon Brown anteayer por la tarde, según el diario The Times, que agregó que Martin sólo estuvo dispuesto a renunciar cuando tuvo claro que no contaba con el apoyo de los líderes de las bancadas en la Cámara de los Comunes.

Como responsable de última instancia de la administración de la Cámara baja británica, Martin había frustrado varias iniciativas para hacer más transparente el gasto de los legisladores. El también había sido criticado en más de una ocasión por sus gastos dudosos, que incluían reembolsos de 6200 dólares por viajes en taxi de su mujer cuando salía de compras, y por pedir que se le concediera una segunda casa pese a que tiene un departamento con gastos pagos en Westminster.

Agencias EFE, AFP y Reuters

El speaker

Orígenes

Es la máxima autoridad de la Cámara de los Comunes británica. El cargo se remonta al siglo XIV.

Su elección

Debe ser postulado por un mínimo de 12 de sus pares, tres de ellos de partidos diferentes. Habitualmente es reelegido hasta su jubilación.

Funciones

Preside los debates, otorga la palabra a los diputados y los representa ante la Corona, la Cámara de los Lores y otras autoridades.

El escándalo

Revelación

Hace 12 días, el diario The Daily Telegraph reveló cómo varios miembros del gobierno y legisladores de todos los partidos utilizaron dinero público para costear gastos inapropiados.

Gastos

Los 646 legisladores de la Cámara de los Comunes solicitaron US$ 134 millones en prestaciones y gastos el año pasado. Bajo las normas del Parlamento, sus miembros pueden recibir compensaciones por distintos gastos.

Renuncias

El escándalo provocó la renuncia del subsecretario de Justicia, Shahid Malik, y el speaker , Michael Martin, la primera dimisión de un presidente de la Cámara en más de 300 años.

Los excesos

El ministro de Justicia, Jack Straw, reclamó US$ 2300 de un impuesto sobre el que había obtenido el 50% de descuento. El canciller, David Miliband, usó más de US$ 40.000 en arreglos y jardinería para su casa. John Reid, ex ministro del Interior, pidió el reembolso de US$ 4,65 por dos cubeteras de hielo. La parlamentaria Hazel Blears presentó facturas por tres chocolates Kit Kat.

Comentá la nota