Histórica: La final que hace vibrar al polo mundial

Por tercera vez en cuatro años, La Dolfina y Ellerstina definirán el torneo de Palermo, en un choque que promete ser cautivante; el equipo de Cambiaso es favorito y busca su cuarto cetro sucesivo; el de los Pieres, desquitarse de las definiciones 2005 y 2007 y su primera conquista
No hay país en el mundo en el que se juegue al polo mejor que en éste. No hay más célebre escenario para ese deporte que el Campo Argentino. No hay más importante torneo que el Abierto de Palermo. No hay más atractivo partido que el que define ese magno certamen. Y no hay más poderosos equipos en el planeta que La Dolfina y Ellerstina.

Todo eso se disfrutará hoy, a las 17.30, en el predio de Libertador y Dorrego. Y más: los caballos de polo más capaces del planeta, y el máximo jugador del orbe (Adolfo Cambiaso, y el que lo escolta en talento (Facundo Pieres). Además de otros seis magníficos deportistas, por supuesto. Habrá 79 goles de handicap, sobre 80 posibles, en la cancha. Y, en juego, el trofeo más anhelado de esta disciplina, The Championship Cup. Programón, entonces, el que ofrece para esta tarde el 115° Campeonato Argentino Abierto Movistar, que está a punto de coronar un nuevo monarca. O uno viejo. Porque de La Dolfina Peugeot vs. Ellerstina Etiqueta Negra surgirá un tetracampeón consecutivo, o uno novel en cuanto a su formación.

Pero si a todos esos ingredientes se agrega que ésta será la tercera final palermitana entre el club de Cañuelas y el de General Rodríguez, tras los éxitos de La Dolfina en 2005 y 2007, el encuentro decisivo del Abierto se vuelve de ensueño, de pocos antecedentes en la historia en cuanto a espectacularidad. Sólo la posibilidad de que un equipo lograra la Triple Corona, ausente esta vez a diferencia de en esos dos años, podría mejorar la oferta de esta gran fecha.

También al revés que hace tres temporadas y una, en esta ocasión el favorito es La Dolfina. El tricampeón argentino ?logró ese honor con sendos goles de oro en las finales? accedió a esta instancia superando con holgura una zona exigente, en la que dejó atrás con autoridad a Indios Chapaleufú II (17-12) y Pilará (17-13). Como es habitual, su rendimiento toca en Palermo su cénit: no sólo sumó tres compromisos a su invicto de cuatro temporadas en La Catedral ?ya suma 15?, sino que también exhibió un funcionamiento crecientemente sólido. La Dolfina emerge potenciado en las etapas cruciales de un torneo, y, aun sin planificarlo mucho previamente, sabe qué hacer en la cancha en cada momento. Y, además, cuenta con el as de espada que todo conjunto querría poseer: Adolfo Cambiaso.

Tanto en 2005 como en 2007 Ellerstina estuvo en posición de triplecoronarse en el desenlace del Argentino Abierto, pero La Dolfina frustró esa oportunidad. Su entonces exitoso andar lo hacía el candidato principal a la victoria en la cancha 1 del Campo Argentino, pero en la vibración de sendos chukkers suplementarios cayó por 20-19 (gol de Cambiaso) y 16-15 (Monteverde), respectivamente. Ahora, los hermanos Pieres y compañía atravesaron en Palermo un grupo facilitado por lesiones ajenas y rivales menos poderosos, lo sortearon sin mayor contundencia y dejaron dudas sobre su estado polístico.

Pero lo de hoy es una final y los favoritismos suelen quedar a un lado a esta altura. Será el tiempo, desde fuera de la cancha, de gozar un encuentro único, que en handicap igualará al único de 79 tantos en la historia (La Espadaña 15 vs. Indios Chapaleufú 9, desenlace de Hurlingham 1989). Y, desde dentro, de dar todo para cubrirse de gloria. Por cuarta vez, o por primera.

Comentá la nota