Una histórica empresa del transporte urbano está al borde del colapso

Los problemas en el transporte urbano de pasajeros de Rosario se agudizan: jaqueada por números supuestamente imposibles de cerrar, la empresa Las Delicias SA planteará mañana ante el Ministerio de Trabajo provincial un procedimiento preventivo de crisis, requisito que toda compañía debe cumplir antes de tomar cualquier decisión que afecte las fuentes laborales.
Una jugada que también preanuncia un frente de conflicto en el playón de colectivos de Pueyrredón 5880 bis.

La situación en la que se encuentra una de las principales concesionarias del servicio de ómnibus de la ciudad no es novedosa: en los últimos años, su propietario, Rubén Rodríguez, amplificó a los cuatro vientos las consecuencias de una crisis que, para el sector, nada tiene que ver con los temblores financieros globales o con el descenso de la cantidad de usuarios.

En la emblemática empresa, que en la actualidad posee las líneas 134, 135, 136, 137, 138, 139 y 140/148, esgrimen que los inconvenientes vienen acumulándose desde 1994, potenciados, entre otros factores, por el presunto "déficit" generado por sus pares Semtur y Mixta, en manos del municipio.

El paso legal a seguir por Las Delicias, adelantado a LaCapital por varias fuentes irrefutables, también se vincularía a un aparente estado terminal de las arcas de la concesionaria. Otra instancia que deberán corroborar la autoridades de la cartera laboral.

De no cumplir con el planteo del procedimiento preventivo, Trabajo considerará sin efecto cualquier suspensión o despido que eventualmente concrete la firma (tendrá unos 10 ó 15 días para definirse al respecto). En tanto, en la Unión Tranviarios Automotor (UTA), gremio que agrupa a los choferes, ya tomaron nota de la situación y crece la expectativa.

Estado terminal."Hace tiempo que Rodríguez viene diciendo que la cosa no da para más... Bueno, no da para más", deslizó un conocedor de las decisiones del empresario. Luego advirtió que los motivos que terminaron cercando a Las Delicias "son los mismos" que complican a las dos empresas a cargo de la administración de Miguel Lifschitz.

Meses atrás, el empresario de la zona sur había asegurado que el aumento del boleto no era la solución a los problemas. A modo de cambio, insistió con la idea de eliminar las franquicias, planteó la opción de "disminuir la calidad del servicio para subsistir" y alertó que el negocio ya no era rentable.

Paralelamente, en la Municipalidad especulan con que la recientemente aprobada ley de emergencia laboral templará los ánimos de Rodríguez. La norma, avalada el jueves pasado por el Senado provincial, frena los despidos hasta mediados de 2009. Asimismo, la ley prevé multas para las firmas que echen personal sin haberse declarado en proceso preventivo, que serían similares al monto de las indemnizaciones.

La crisis en el sistema es inocultable: si bien la Cámara de Diputados de la Nación acaba de darle media sanción a una suba de los subsidios al transporte exclusivamente del interior del país (unos 10 millones de pesos más que en 2008 para Rosario), en el Palacio de los Leones estiman que la cifra no alcanza para cubrir el déficit anual del servicio.

A su vez, concejales del justicialismo ya comenzaron a estudiar una eventual municipalización del transporte urbano, aduciendo que gran parte de los problemas económicos de la Intendencia obedecen a los aportes que debe realizar para subsidiar a la Semtur y a la Mixta.

Las Delicias, en alusión al barrio ubicado en la zona sur de Rosario, nació el 23 de abril de 1960 como cooperativa y luego se convirtió en una SRL. En 2006 llegó a erigirse en la primera línea de colectivos ecológicos del país, presentando por entonces una novedosa flota de diez unidades de la línea 139 con motores a gasoil y con inyección de agua previamente tratada para reducir el consumo de combustible y la contaminación ambiental.

Pero también se vio involucrada en un capítulo judicial al protagonizar una causa por defraudación al Estado por el desvío de subsidios al gasoil, luego de que testigos y una filmación dieran cuenta de vehículos particulares y camiones de empresas de los socios gerentes transportando ese combustible.

Comentá la nota