Histórica baja de las tasas en EE.UU.

La Reserva Federal la redujo a entre 0 y 0,25%, su nivel más bajo; Bush admitió que abandonó "los principios de la economía de mercado"
WASHINGTON.- En una audaz y arriesgada medida que fue recibida con euforia por los mercados internacionales, la Reserva Federal de Estados Unidos redujo ayer la tasa de interés interbancaria al nivel más bajo de su historia, entre 0 y 0,25 por ciento, y afirmó que usará "todas las herramientas disponibles" para combatir la recesión.

La decisión de bajar la tasa, que desde octubre estaba en 1% y a partir de ahora se encuentra en un nivel prácticamente nulo, tiene como objetivo destrabar el bloqueo global del crédito, pero también deja en evidencia la gravedad de la crisis y limita el campo de acción de la Fed.

Por medio de un comunicado, el organismo justificó la inédita decisión porque "las condiciones del mercado laboral se deterioraron" y el consumo privado, la inversión empresarial y la producción industrial están en declive. "El panorama para la actividad económica se debilitó aún más", sostiene el comunicado.

La Fed reiteró su intención de "utilizar todas las herramientas disponibles" para intentar reactivar una economía que está en recesión y agregó que "las débiles condiciones económicas probablemente garantizarán niveles excepcionalmente bajos" en los tipos de interés.

La decisión de establecer una "banda" para los tipos de interés es una novedad en las medidas de la Reserva Federal, y la mayoría de los analistas se mostraron sorprendidos. "Es una medida muy poco ortodoxa y creativa", dijo Michael Woolfolk, analista cambiario de Bank of New York-Mellon. "Pensamos que es la mejor medida posible para el consumidor estadounidense y para el mercado financiero", agregó.

La decisión se suma a otras medidas adoptadas en Estados Unidos que parecían impensables hace apenas unos meses ,cuando la crisis no había estallado y los principios del libre mercado y la no intervención en la economía eran intocables. El propio presidente George W. Bush reconoció ayer en una entrevista con la CNN el drástico giro. "Abandoné los principios de la economía de mercado para salvar al sistema de economía de mercado", dijo.

El presidente de la Fed, Ben Bernanke, y los otros miembros del directorio del banco central aprobaron por unanimidad la medida, que superó las expectativas de los analistas, quienes esperaban una rebaja de medio punto. De este modo, la Fed emuló la política monetaria empleada por Japón en el pasado, cuando recurrió a esta medida para luchar contra la deflación. Justamente, ayer se divulgó que los precios al consumidor bajaron en noviembre por segundo mes consecutivo. La caída fue del 1,7%, la más profunda desde 1947 (ver aparte).

Además de la reducción de tasas, la Fed anunció que en los próximos trimestres comprará "grandes cantidades" de deuda y valores respaldados por hipotecas que están hundiendo a las entidades financieras. Al mismo tiempo, el organismo dijo estar estudiando la posibilidad de comprar valores del Tesoro a largo plazo.

La rebaja de los tasas coloca a Estados Unidos es un escenario en el que no había estado nunca, con los tipos de interés cerca del cero por ciento, y en plena recesión. La medida deja a la Fed casi sin margen para seguir utilizando el precio del dinero como un instrumento para reactivar el consumo, el crédito y, por lo tanto, la actividad económica.

Muchos analistas esperan que ahora la Fed opte por incrementar la base monetaria en circulación, es decir, imprimir más dinero. Según The New York Times , la autoridad monetaria norteamericana imprimió cerca de un billón de dólares desde septiembre para frenar el deterioro económico, aunque no existe una declaración oficial al respecto.

"Nos estamos quedando sin la munición tradicional con la que suele enfrentarse una recesión", admitió ayer el presidente electo Barack Obama.

Eufórica por la baja de las tasas, Wall Street cerró ayer en fuerte alza. El Dow Jones ganó 4,20% y el Nasdaq, 5,41%. Convencidas de que iba a haber una marcada disminución de las tasas de interés, las bolsas europeas también habían cerrado en alza, pese a que su cierre fue horas antes del anuncio. Londres subió un 0,3%, el índice alemán DAX 1,4% y París 0,7%

Comentá la nota