Historias de Alfonsín: recuerdos de un hombre respetado

Relato de vecinos de Chascomús y también de políticos que muestran otro lado del ex presidente.
Pionero del imperialismo

"Conozco a los Alfonsín de toda la vida. Hice la primaria con uno de los hermanos de Raúl. Recuerdo una vez que en un cumpleaños de 15 nos hablaba a mis amigas y a mi de 'imperialismo'. Nosotros no sabíamos que nos quería decir. Siempre hacía comentarios de política. En todos los ámbitos. Era un dirigente que llevaba la vocación en el alma. También soy muy amiga de Lorenza (Barrenechea, la esposa). A ella no le gustaba para nada la política. Por eso no lo acompañaba a sus viajes ni a los actos protocolares. Pero ella siempre estuvo cerca de Raúl y lo acompañó cada vez que volvía a Chascomús. También participé de las primeras reuniones de Renovación y Cambio. Me acuerdo que en los actos de Lezama, Gándara y otros pueblitos de la zona, Raúl ensayaba los discursos antes de subir al palco. En voz baja y caminando repasaba las palabras que después decía a los militantes".

María Castro, amiga de la familia en Chascomús

Consejos de un peronista

"El presidente Kirchner decidió invitar al doctor Alfonsín a la ceremonia de asunción del Papa Benedicto XVI en El Vaticano. Yo también viajé y, estando en el hotel, alejado del centro de Roma, Kirchnner me llama por teléfono y me dice 'traételo a Alfonsín, así almuerzan conmigo'. Kirchner estaba en Piazza Navona. Le digo a Alfonsín, él acepta con ganas y subimos al auto rumbo al centro. En el camino me pregunta cómo veía yo si él se hacía cargo de la Convención Nacional de la UCR. Me lo preguntaba alguien que ya tenía casi 80 años. Le dije que no lo veía bien, que él debía preservarse, que era un ex presidente y debía cuidar su figura. 'Usted dice eso porque es peronista', me respondió. Hablaba como un militante activo. Cuando volvió a Buenos Aires se hizo cargo de la Convención, contra toda la oposición que tenía dentro del partido. Eso me demostró que era un político de raza."

Alberto Fernández, ex jefe de Gabinete (Presidencia Kirchner)

Un dirigente con empuje

"Recuerdo una tarde que vino de visita al pueblo, con su chofer y custodia, Daniel. Era domingo y tenían que regresar rápido a Buenos Aires, pero el auto oficial no arrancaba. Entonces, se acercaron unos chicos para empujar el vehículo. Y Raúl también comenzó a empujar. ¡Era el Presidente y no tuvo problemas en empujar media cuadra para arrancar el auto!"

Beatriz Masci, vecina, dueña de la joyería que está pegada a la casa de Alfonsín, en Chascomús.

"Vamos, y vamos"

"Cuando fue lo de Semana Santa (el levantamiento militar liderado por el carapintada Aldo Rico en 1987), yo estaba junto con otros ministros en la Casa de Gobierno, ayudando a canalizar los apoyos empresarios con Juan Sourrouille y Mario Brodersohn, cuando él decidió ir solo a Campo de Mayo. La situación fue muy dura, hubo funcionarios que lloraban porque no se sabía si volvía. 'Vamos, y vamos', dijo Alfonsín. Y agarró del brazo a los que tenían que hacer los preparativos más elementales. Y se fue, nomás..."

Roberto Lavagna, ex secretario de Industria de Alfonsín.

Pensión sin privilegio

"Cuando había actualización de los haberes jubilatorios, el doctor Alfonsín venía personalmente hasta la ANSES a firmar los papeles, pese a que era un ex presidente y a que podía mandar a alguien con un poder en su lugar. El donaba el 50% de su pensión como ex presidente al PAMI y el otro 50% a otra entidad de bien público. Cada vez que venía hasta el organismo, todo el mundo lo veía y quería sacarse fotos con él".

Sergio Massa, jefe de Gabinete y ex director de la ANSES

Críticas de la democracia

"El 13 de agosto de 1988, seis días después de la instauración del Plan Primavera (que ponía un tipo de cambio diferenciado para el campo), había mal clima con el Gobierno y toda la oposición se convocó en la Rural para la apertura de la Exposición. Yo tuve un discurso crítico y el Presidente también fue muy duro. Entonces, se me acerca el jefe de Ceremonial y me dice: 'Creo que estuviste mal'. '¿Estuve mal?', le pregunto yo a Alfonsín. 'Son cosas de la democracia', me respondió. Después, cuando ya todo se había serenado, me contó un chiste de gallegos".

Guillermo Alchouron, ex presidente de la Sociedad Rural Argentina

Un presidente pagador

"En este puesto compraba los diarios y los cigarrillos. Era un hombre amable y siempre tenía un saludo gentil para todos los clientes. Cuando había un rato de tiempo charlábamos sobre cuestiones de actualidad y cruzábamos algún comentario sobre fútbol. Es que yo también soy hincha de Independiente y esa fue una de sus otras grandes pasiones. En los primeros años como presidente venía casi todos los fines de semana largos. Hasta tenía una cuenta corriente para que sus hijos compraran útiles y artículos escolares. Pero siempre pagó religiosamente a fin de mes".

Aldo Bruno, dueño de "Kioskacho Mitre", en Chascomús.

De pesca, con Fidel

"En la asunción presidencial de Carlos Salinas de Gortari, en México, en 1988, Fidel Castro invitó a almorzar a Alfonsín, a mí y a Carlos Rafael Rodríguez, escritor y miembro del Partido Comunista cubano, a la suite del hotel en el que estaba. Mientras comíamos pescado, Alfonsín le dijo a Fidel que cuando terminara su mandato lo iba a invitar a pescar a la laguna de Chascomús, pero Fidel le contestó: "¿Por qué hay que esperar tanto?".

Alberto Ferrari Etcheverry, ex secretario de Asuntos Latinoamericanos de Alfonsín.

Una muerte y el deber

"Recuerdo el día que lo distinguió la Universidad Nacional de Tucumán. Antes de salir del aeropuerto para la provincia le informaron que su nieta había tenido un accidente y, al llegar a Tucumán, le confirmaron que había muerto. Con dolor, Alfonsín igual fue al Teatro Alberdi y luego regresó a la Capital Federal. Fue la demostración de que era un hombre político de pura cepa".

Roque Alvarez (diputado nacional del Justicialismo)

Comentá la nota