¿Es historia Russo?.

SAN LORENZO: Tinelli y los dirigentes decidían de madrugada prescindir de Miguel, sin fuerza suficiente para revertir una realidad que mantiene vivo al equipo en dos torneos.
Bueno, muchachos, nos vemos mañana a las 9.30". Así se despidió Miguel Angel Russo de su ¿ex plantel? tras la práctica de ayer. Una práctica como cualquier otra. Con el PF Guillermo Cinquetti al mando y con alguna reprimenda para los expulsados en Santa Fe. Un martes más. Sin comentarios sobre lo que se iba a venir por la tarde (luego noche y después madrugada) ni sobre lo que había salido publicado en los diarios ese mismo día. Pero sin testigos, ya que a última hora del lunes los dirigentes decidieron que los periodistas no pudieran observar la que, finalmente, habría sido la última práctica dirigida por Russo.

Unas horas más tarde, cerca de las 20, comenzaba en Ideas del Sur, el búnker de Marcelo Tinelli, una reunión definitiva para decidir el futuro de San Lorenzo. El conductor se sentó en sus oficinas del cuarto piso junto a los dirigentes cuervos más importantes: el presidente Rafael Savino, los vices Luis Incera y Guillermo Zoppi, el tesorero Claudio Di Meglio, el secretario José Capria, el intendente Héctor Viesca y el vocal Daniel Fernández, el hombre más cercano a Savino y al plantel. Y, de hecho, los que intentaron sostener a Russo hasta último momento.

Pese a que Tinelli ya tenía una decisión tomada, quería escuchar la opinión de los directivos. El Director de Marketing no terminaba de convencerse de que la salida de Russo fuera la solución. Sin embargo, el partido contra Colón (mucho más por la imagen que por la goleada) lo sacó de quicio. Era la séptima derrota de su equipo en nueve partidos. Ya no había reacción. Y Russo no parecía con fuerzas para torcer la nave.

Mientras tanto, el plantel no esboza una autocrítica seria. Que estamos pasando por un mal momento, que sufrimos lesiones importantes, que los arbitrajes... Y en el camino se van esfumando puntos importantes para la pelea por el campeonato y duelen más todavía las derrotas por una Libertadores que le está dando demasiadas chances a San Lorenzo.

Justamente por eso, porque las chances en la Copa todavía están, es que entre Tinelli y la mayoría de los dirigentes decidían al cierre de esta edición el cambio de capitán. Por más que durante la tarde del lunes, Russo habló por radio para decir que todavía se sentía con fuerza, la realidad indicaba otra cosa. Y esa realidad es la que habría empujado a acelerar su despedida. Los cerca de 200 mil dólares de indemnización que habría que pagarle al ex entrenador no serían un problema. Porque la cuenta es sencilla: si el equipo pasa de ronda en la Copa los ingresos servirían para recuperar esa suma. Y clasificarse con Russo en el banco, según los últimos dos partidos, parecía una misión imposible.¿Se verá hoy con los jugadores?

Comentá la nota