La historia oculta de la polémica ruta de las piedras de Coarco

Organizaciones ambientalistas de Tandil que denuncian desde hace varios meses la explotación desmedida de la minería en las sierras de esa localidad y cuyas huellas ya se observan en imágenes satelitales, acrecentaron su malestar en este último tiempo al advertir que la empresa Coarco SA dedicada a la actividad es la responsable de concretar las obras de erosión costera en Mar del Plata.
Proponen alternativas para que no se sigan extrayendo bloques de las canteras tandilenses y reclaman una ley que regule las tareas en la zona central de la Provincia.

En las últimas semanas, la Asamblea Ciudadana en Defensa de las Sierras reforzó sus críticas por el avance de la actividad minera, manifestando que con “cada explosión arrancan un pedazo de nuestro patrimonio natural, mutilan a Tandil, violentan a la naturaleza y a todos los que vivimos aquí”.

En ese sentido, fundamentaron su malestar ante las autoridades municipales y provinciales dando a conocer imágenes satelitales obtenidas del Google Earth en donde se observan las huellas de la minería en las canteras tandilenses.

“Cada explosión agranda esos trágicos agujeros que quedarán marcados para siempre en los cerros mutilados. Las acciones y omisiones de las autoridades están perpetrando en las sierras el gran monumento a la injusticia contra la naturaleza, contra la ciudadanía, contra la identidad y el desarrollo genuino”, aseveraron.

OTRA VEZ, COARCO EN LA MIRA

Luego de que en Tandil la Asamblea Ciudadana para la Preservación de las Sierras le apuntará a la UTE que conforman la constructora Coarco SA y la cantera Equimac SA, con participaciones en el cobro de peajes sobre la Ruta Nacional 226 y en tareas de repavimentación, se confirmaron más atenuantes del camino que sigue la piedra tandilense hacia obras públicas de otras ciudades de la Argentina, según indicó este miércoles el sitio web El Eco de Tandil.

Específicamente, una de las firmas ya tiene en sus manos la ampliación de varias escolleras costeras, una solución ambiental de municipios costeros ante la erosión marítima pero, al mismo tiempo, una profundización de las extracciones que se realizan en Tandil y la zona centro de la provincia de Buenos Aires.

En septiembre de 2006, tal como reveló 0223.com.ar, el ex intendente de Mar del Plata, Daniel Katz, adjudicó a la UTE, conformada por las empresas Gerónimo Rizzo SA y Coarco SA, la licitación pública para la ejecución de la obra “Defensa y recuperación de playa desde espigón N° 11 hasta las ‘T’ de Camet-Primera Etapa- escollerados N° 17, 15 y 13”. El presupuesto oficial fue de 14.869.948,20 pesos, pero la UTE señalada ganó el proceso licitatorio con una oferta de $16.767.267,69.

Según se indica en el Decreto 2171 firmado por Katz, “la única oferta válida es la que corresponde a la Empresa Jerónimo Rizzo SA-Coarco SA (UTE)”.

Las tareas se han demorado en su ejecución y ha generado reacciones ambientales como las de Surfrider Argentina, que ha denunciado en repetidas oportunidades los perjuicios provocados a las costas mediante el uso de estructuras duras para el control de la erosión.

Consideran que lejos de resolver el problema, lo agravan interrumpiendo la deriva natural costera de arena, acelerando la pérdida de realimentación natural y limitando el proceso autolimpiante de las aguas por acción de las mareas.

Además, entienden que acrecientan la polución, poniendo en peligro la integridad física y la salud de los bañistas y de los usuarios de las playas, entre otras consecuencias, por la cantidad de ratas que viven en estas estructuras de roca partida y la dificultad que significa mantener limpias este tipo de playas.

Paralelamente, a principios de noviembre, el gobierno de Pulti amplió el plazo de obra por un año a las empresas que llevan adelante estas obras de defensa costera en el norte de Mar del Plata.

La Secretaría de Obras resolvió extender el plazo de construcción llevada adelante por la mencionada UTE por 350 días más, haciendo lugar a los pedidos de la empresa “por días de lluvia y marejada” que impidieron llevar adelante la tarea.

CUESTIONAMIENTOS

Al respecto, Fabián Mestralet, integrante de la Asamblea Ciudadana para la Preservación de las Sierras –una agrupación conformada por vecinos autoconvados-, dijo a 0223.com.ar que buscan preservar las sierras de Tandil “de cualquier uso indebido porque son las más antiguas del país”.

“Actualmente trabajan 8 empresas en las canteras y comercializan la piedra a 10 ó 20 pesos la tonelada, cuando en realidad se está hablando de un patrimonio importantísimo para la humanidad”, recalcó.

“Es un problema que tenemos desde hace 30 ó 40 años con el incremento desmedido de la explotación y que hace desaparecer los cerros, como ocurrió a mediados del siglo pasado”, mencionó el dirigente, al tiempo que detalló las consecuencias de las explosiones: vibraciones y roturas de casas, ruidos insoportables, etcétera.

“Es necesario tener en cuenta que los efectos sean lo menos negativos posibles, que sean sectores de menor riqueza geológica y que, principalmente, la gente del lugar de donde se retira la materia prima esté de acuerdo con la misma”, argumentó.

Por último, reparó en que el gobernador Scioli, “uno de los principales responsables de que no se haga nada y que las empresas mineras sigan teniendo los privilegios actuales”, se “comprometió” a elaborar antes de fin de año un proyecto de ley para la declaración de Paisaje Protegido a la denominada Zona Poligonal de Tandil en donde operan las empresas que explotan las canteras. “Si bien el anteproyecto llegó a la Legislatura, desde agosto no se sabe nada del tema”, aseguró.

Comentá la nota