Una hipótesis que causa miedo

Peligro. Por pleno centro de Las Termas circulan camiones con materiales peligrosos. El jefe de Bomberos Voluntarios explica las condiciones de seguridad en la ciudad.
Las Termas, Río Hondo (C) “Si se llegase a producir un accidente en el tramo urbano de la ruta Nº9 con un camión que transporte materiales peligrosos, podría pasar lo peor en Las Termas”. Con estas palabras analizó José Luis Medina, Jefe de Bomberos Voluntarios de esta ciudad, una de las hipótesis de riesgo que corre esta ciudad termal poblada por 40.000 habitantes, dad la escasa preparación tanto de organismos públicos como de la comunidad para esta tipo de situaciones.

Durante todo el día, más de 800 camiones circulan en ambos sentidos por el tramo urbano de la Ruta Nacional Nº9 que atraviesa por el Portal del NOA. El 15% del total, transporta materiales peligrosos, tales como combustibles, explosivos, corrosivos, irritantes y gaseosos. Un mínimo accidente que tenga como protagonistas a estos camiones de gran porte, “podría convertirse en una pesadilla para los vecinos y turistas”.

Así lo ratificó el Jefe de Bomberos Voluntarios de Las Termas quien explicó que la carencia de recursos técnicos y equipamiento para intervenir en un posible siniestro de estas características “sería el principal obstáculo en la labor, más allá de la capacitación con que cuente el personal a su cargo”.

Por la ruta Nº9 o Panamericana, son numerosos los camiones que transportan ácidos con destino a los ingenios o compuestos químicos para la producción de bebida gaseosa o productos de limpieza o los que llevan gases, tales como el butano propano. El quid de la cuestión es constatar si los camiones son óptimos para el transporte de este tipo de componentes ya que, según Medina, “deben pasar por un control de peso, dimensiones y medidas y acreditar la carta de porte”.

“El problema que tenemos nosotros es que no hay un organismo de contralor que cuando ingrese el camión con materiales peligrosos a la ciudad exija la guía de porte para saber que tipo de producto lleva.

Por ejemplo, en invierno hay mucha neblina, y supongamos que tenga un accidente o sufra una rotura un camión que transporta ácido sulfúrico; si este se pierde y toma contacto con el aire húmedo, producirán nubes tóxicas que se transformarán en venenosas no sólo por la inhalación, sino porque queman y pueden recorrer kilómetros”, sostuvo Medina.

En este sentido, ante una eventualidad en la ruta Nº9, el personal de Bomberos Voluntarios está capacitado para intervenir a raíz de los cursos que recibieron en la especialidad, pero no poseen el equipamiento necesario. “Después del atentado en Estados Unidos se quintuplicó el presupuesto y el equipamiento para trabajar con materiales peligrosos cuestan alrededor de 1200 dólares, sin contar con los guantes especiales y el equipo de respiración autónoma”, explicó.

Ante la pérdida de material peligroso que provenga de un transporte, como mínimo deben trabajar 8 bomberos y contar con un equipamiento especial para desintoxicar. Además, Las Termas no dispone de un centro especializado de salud y la infraestructura que se requiere para atender algún tipo de lesionado con materiales pesados.

Comentá la nota