Hipotecarios: hoy se presta una cuarta parte de lo que se financiaba hace dos años

 Hipotecarios: hoy se presta una cuarta parte de lo que se financiaba hace dos años
En relación a 2007, la superficie promedio financiada se redujo de 27 a 20 m2. Y hoy se necesita casi el doble de salario que en los ‘90 para adquirir un departamento usado
Con los bancos prudentes para prestar en tiempos de riesgo y los individuos temerosos de dar su gran salto hacia la primera vivienda, la Argentina agigantó este año, como no lo hacía hace mucho tiempo atrás, la brecha entre los sueldos y el precio de los inmuebles, y entre aquellos y el costo de financiarse a largo plazo. Las entidades del sistema financiero, tanto públicas como privadas, pudieron prestar en 2009 apenas un cuarto de lo que habían financiado hace sólo dos años, y hoy ya deben exigir entre sus requisitos casi el doble de ingresos que en los noventa y principios de la década actual para adquirir un departamento usado en la Capital Federal.

Un informe de la consultora Finsoport, difundido ayer, graficó esa situación: el otorgamiento de créditos hipotecarios a individuos, que había crecido en $ 554 millones en septiembre de 2007 y en $ 426 millones en igual mes de 2008, avanzó apenas $ 120 millones en septiembre, el mejor mes de 2009. "La evidencia empírica revela que actualmente, el costo de un inmueble medido en términos de salarios prácticamente se duplicó frente a los estándares de la década pasada e inicios de la presente: son necesarios 90% más de salarios de un trabajador formal que los que se requerían hace catorce años atrás para adquirir una propiedad en la Ciudad", explicitó el informe de Finsoport.

Desde el área de Estudios Económicos del Banco Ciudad consignaron que, en 2007, la superficie "promedio" financiada por los bancos de todo el sistema era de 27 metros cuadrados; que en 2008 pasó a ser de 23,4, y que hoy ya es de sólo 20.

Las entidades suelen prestar hoy hasta un 70% de la propiedad. Pero sugieren a los tomadores, como capital inicial promedio, unos u$s 25.000 como para acceder a la financiación, y al menos entre $ 5.000 y 6.000 de ingresos mensuales (familiares).

"Es lo más razonable si se considera que la vivienda promedio que se financia en estos créditos es de u$s 70.000", explicó un banquero. "El gran problema

-agregó- es la informalidad laboral para el tema de los créditos. Mucha gente llega a reunir el ingreso requerido, pero no lo puede demostrar. Es uno de los dramas de la Argentina, más allá de que el costo del dinero es alto en la Argentina".

En las últimas semanas, varios bancos se esforzaron por relanzar sus líneas para vivienda, a tasa fija, ante la noticia de que el Banco Hipotecario había suspendido las destinadas a viviendas usadas con fondos de la ANSeS. La respuesta de los clientes se percibió, pero no exageradamente: "No están explotando, pero la colocación está creciendo de a poquito", dijeron en una de las entidades que se mostró más activa en la difusión publicitaria de la línea relanzada. "Sucede que este año llegamos a colocar 100 préstamos por mes. Sin modificar nuestra oferta, el mercado se derrumbó. Pero hicimos una campaña fuerte, y ahora los empezamos a ver crecer a un ritmo del 10% mensual", se entusiasmaron. El ‘top five’ de los barrios más demandados: Caballito, con 5,9% del otorgamiento, Palermo (4,9%), Belgrano (3,2%), Almagro (2,7%) y Villa Urquiza (2,7%).

Comentá la nota