El híper que se abastece sólo de energía solar

El híper que se abastece sólo de energía solar

En Calamuchita, una gran superficie comercial de capitales regionales decidió apostar a la energía renovable. Hay días en los que le sobra electricidad generada.En el futuro, proyecta colocar cargadores para autos eléctricos en las playas de estacionamiento.

Calamuchita. Las largas filas de paneles solares, pegados a la transitada ruta 5, entre Villa General Belgrano y Santa Rosa de Calamuchita, no pasan inadvertidas. En total, son 180. La energía alternativa todavía no es frecuente en ciudades con servicio de electricidad, aunque hace tiempo ya dejó de ser excluyente de zonas rurales y aisladas.

Esa larga fila de paneles funciona desde hace un par de semanas y sustituye el consumo de energía eléctrica del hipermercado mayorista y minorista Luconi, un establecimiento comercial que ocupa una gran superficie. La de Santa Rosa es la única sucursal de la firma, con sede central en Río Tercero. Los dueños son los hermanos riotercerenses José Ricardo y José Luis Luconi.

Dos son los motivos salientes que los impulsaron a realizar la inversión: contribuir a un ambiente más sustentable por la reducción de gases contaminantes y ahorrar dinero al reemplazar el consumo de energía eléctrica cuyos valores se elevan cada vez más.

No obstante, Ricardo subraya que la motivación principal es ambiental, “por encima del análisis de costos y rendimientos”. “Y mirá que lo dice un contador”, remata.

PUBLICIDAD

Luconi sostiene que la responsabilidad social empresarial hay que ejercerla con actos concretos y que tampoco debe esperarse todo del Gobierno.

“Este sistema de energía no es contaminante, es sustentable para el ambiente, la fuente es el Sol y las posibilidades son infinitas”, expresa en el predio donde se levantan los equipos, frente a la estructura edilicia.

Cuando calienta el Sol

Con el elevado costo de la energía eléctrica, no es menor el ahorro que proyectan realizar en sustitución. Estiman recuperar la inversión inicial, de unos 80 mil dólares, en cuatro o cinco años. La quita de subsidios en las tarifas contribuyó a que se dispararan los precios de la electricidad. El establecimiento gasta entre 100 mil y 120 mil pesos cada mes de temporada alta y confía en ahorrar desde este enero.

De acuerdo con lo que “caliente” el Sol, el supermercado (que cuenta con muchas heladeras y cámaras de frío, entre otros equipos) podrá funcionar durante muchos días y horarios exclusivamente con energía solar. A mayor intensidad del Sol, mayor generación. En días nublados o lluviosos, será menor y probablemente necesitarán agregar algo de energía de la red convencional, a la que siguen conectados.

PUBLICIDAD

“Cuando nos sobre, estamos dispuestos a inyectarlo al sistema de distribución de la cooperativa local, si se llega a un acuerdo”, apunta uno de los hermanos Luconi. Hay una nueva ley que reglamenta el aporte de energías alternativas a las redes eléctricas, pero aún falta afinar detalles.

“No son paneles fijos, sino sistemas móviles que acompañan el movimiento del Sol. Eso permite una mayor eficiencia en la toma de energía solar”, aclara el empresario. El sistema está automatizado y, al final de la jornada, el panel vuelve a su posición original apuntando a la salida del Sol de la mañana siguiente.

Ricardo hasta proyecta que en un futuro –que espera no sea tan lejano–, cuando sea más frecuente el uso de autos eléctricos, colocar cargadores de uso gratuito en los estacionamientos, como servicio para los clientes, con la energía solar generada que le sobre.

PUBLICIDAD

Las baterías: por ahora lejos

“El primer paso fue la generación de la energía a través del Sol, y ahora el próximo desafío será la acumulación del excedente para aliviar las redes y ser lo más autosustentables posible”, apunta Fabián Barattero, de Baratec, la empresa de Almafuerte que proveyó de los equipos y realizó la instalación.

En la actualidad, son muy onerosas las baterías de almacenamiento para formar stock con el sobrante, por eso debe pensarse en integrarse a la red (en este caso, los días domingo, que está cerrado el comercio) y obtener un crédito o un rédito por esto.

Destacó que se trata de una planta de 60 kiloWatts pico, con paneles de última tecnología con “seguidores solares”, es decir, móviles para eficientizar la captación.

El tamaño se diseñó de acuerdo con el consumo, con picos en verano, que acompañan la mayor presencia del Sol.

El sistema está dotado de un software que marca la generación solar hora por hora, cada día de la semana: lo que se consume, lo que se pierde y los momentos en que se debe requerir de energía tradicional.

Los comercios se hacen más sustentables

Una panificadora de Villa General Belgrano también.

Panificadora de la Villa SRL es un establecimiento comercial de Villa General Belgrano que picó en punta en la sustitución de energías. En el techo se asoman 160 metros cuadrados de paneles solares, que permiten ahorrar el 20 por ciento de la energía. Andrés Ramos, uno de los dueños, explicó que iniciaron un camino para transformarse en una “empresa B”, las que miden el triple impacto: económico, social y ambiental. En ese nuevo paradigma, recostarse sobre energías “limpias” es un pilar fundamental. La planta funciona desde el 22 de noviembre pasado y en un mes evitó emitir al ambiente 2.300 kilos de dióxido de carbono.

Coment� la nota