Hindú es cada vez más líder y parece imbatible.

Con su apertura, Santiago Fernández, como gran figura, los de Don Torcuato vencieron a San Martín como visitantes y sacaron cinco puntos de ventaja.
La supremacía que ejerce Hindú roza la brillantez. Tiene una fuente de recursos que parece inagotable. Ya sea con su juego desplegado, por sus individualidades, las nuevas apariciones o un pack de forwards que no cesa de ejercer presión sobre su rival, el equipo explota casi a la perfección los espacios que genera.

Sin embargo, su punto por mejorar es la disciplina. Frente a San Martín pasó momentos grises, producto de jugar 20 minutos con un hombre menos. Pero este Hindú cuenta con un plus, las mencionadas individualidades. Por eso, cuando estaba asediado por su oponente emergió la figura de Santiago Fernández para armar dos réplicas que terminaron con los tries de Gonzalo Delguy, tras una gran corrida de Francisco Bosch, y de Hernán Senillosa. Con esa simplicidad y contundencia, Hindú ganó 46-30 y sacó cinco puntos de ventaja sobre sus escoltas.

Al comienzo del partido, Hindú aprovechó un error de San Martín y consiguió su primera conquista con Diego Liberato. Luego, con un par de movimientos de Santiago Fernández desarticuló la defensa local y llegaron los tries de Senillosa y del propio apertura, tras una excelente jugada personal.

El coraje y amor propio de Pacific, sumado a las dos amarillas con los que sancionaron a su rival, mantuvieron a San Martín a tiro. Sus delanteros hicieron un gran trabajo en defensa y tuvieron contra las cuerdas a los de Don Torcuato. A falta de cinco minutos, la diferencia a favor del tricampeón era de dos puntos (30-32).

Con las conquistas de Santiago Delucchi, Martín Laborde y Rafael Puente, la parcialidad local se ilusionó con una remontada heroica. Los locales lograron pasar al frente (23-22) para darle chances a un posible batacazo. Ese fue el mejor momento de los de Sáenz Peña.

Esa gran actuación debía ser premiada con algún punto pero los invadió la desesperación y algunos jugadores se desconcentraron. Frente a un equipo como Hindú, eso se paga con puntos en contra. Por eso, los anfitriones se quedaron con las manos vacías.

* Diego Liberato resaltó la actitud del puntero

"En los momentos más complicados del partido apareció esa mentalidad ganadora que nos ayudó a encontrar los espacios necesarios para conseguir los últimos puntos y llevarnos el triunfo", graficó el tercera línea de Hindú. Y agregó: "Cuando restaban cinco minutos, pensé que se nos podía a llegar a escapar".

Comentá la nota