Hillary destacó la alianza con Japón

Clinton dijo que eligió Asia para su primer viaje al extranjero “para mostrar que las relaciones de EE.UU. con el otro lado del Pacífico son indispensables”. La gira ilustra un cambio en la estrategia estadounidense en política exterior.
La secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, llegó anteanoche a Tokio, primera etapa de una gira por Asia centrada en la crisis económica mundial y en el programa armamentista de Corea del Norte. Poco después de aterrizar en el aeropuerto de Narita, Clinton dijo a la prensa que había elegido Asia para su primer viaje al extranjero “para mostrar que las relaciones de Estados Unidos con el otro lado del Pacífico son indispensables”. Afirmó que durante sus entrevistas en Japón, Indonesia, Corea del Sur y China hablará de proliferación nuclear, de cambio climático y de la guerra en Afganistán.

La alianza japonesa-estadounidense tiene una “importancia vital”, aseguró la secretaria de Estado, considerando que Washington y Tokio deben trabajar juntos para enfrentar la crisis financiera mundial. Según Clinton, Washington quiere forjar redes en Asia para hallar soluciones a los problemas que ninguno de esos países puede resolver solo.

Clinton llega a Asia en un momento en que su primera economía, Japón, acaba de confirmar que vive su crisis más profunda desde la posguerra y con la amenaza de un posible lanzamiento de un misil intercontinental por parte del régimen comunista de Corea del Norte. El programa nuclear norcoreano es “la amenaza más grave” para esta zona del mundo, dijo la jefa de la diplomacia norteamericana antes de viajar hacia Japón, Corea del Sur y China, partícipes en las conversaciones a seis bandas para la desnuclearización de Pyongyang.

El negociador nuclear norteamericano, Christopher Hill, se entrevistó ayer en Tokio con su colega japonés, Akitaka Saiki, encuentro en el que ambos reafirmaron la necesidad junto con el gobierno de Obama de seguir presionando a favor de la desnuclearización. Aunque permanecerá tres días en Japón, la agenda oficial de Hillary Clinton se limita a un intenso programa hoy, pues ayer no tuvo actividades públicas y mañana abandonará Tokio a primera hora con destino a Yakarta.

Hoy se entrevistará con el primer ministro nipón, Taro Aso, y con el titular de Asuntos Exteriores, Hirofume Nakasone, tomará el té con la emperatriz Michiko en el Palacio Imperial, se reunirá con el líder de la oposición y conocerá a familiares de los secuestrados nipones en los ’70 y los ’80 por el régimen norcoreano. Este encuentro es especialmente importante para las autoridades japonesas, que supeditan la resolución de los secuestros a la normalización de relaciones con el régimen comunista.

La gira de Clinton ilustra un cambio en la estrategia estadounidense en política exterior. Durante décadas, los secretarios de Estado norteamericanos han efectuado su primer viaje oficial a Europa o a Oriente Medio. Clinton explicó que discutirá con los líderes asiáticos cuestiones como “el cambio climático, el conflicto en Afganistán y Pakistán, y la proliferación nuclear y otras preocupaciones comunes”.

Japón es el aliado más importante de Estados Unidos en la región desde hace más de medio siglo, después de la Segunda Guerra Mundial. Fuentes oficiales del gobierno nipón consideraron como un “gesto importante” que la primera visita de Clinton sea al país asiático. Durante el gobierno de George W. Bush, sin embargo, las relaciones bilaterales se habían enfriado bastante. Pero también el esposo de la actual secretaria de Estado, Bill Clinton, había ofendido hace varios años durante su mandato al gobierno de Tokio al no considerar necesario hacer parada en el país tras una visita a China.

En el marco de las conversaciones con el ministro de Relaciones Exteriores japonés, Hirofumi Nakasone, previstas para hoy, Clinton firmará también un acuerdo para el traslado de ocho mil soldados estadounidenses de Okinawa a la isla norteamericana de Guam, ubicada en el Pacífico.

Además del programa nuclear de Corea del Norte, otros temas de la reunión con el Ejecutivo japonés serán la crisis económica mundial y las relaciones bilaterales entre ambos países. Clinton se reunirá también con el líder de la oposición japonesa, Ichiro Ozawa. El encuentro es visto en relación con la posibilidad de que el Partido Democrático (DPJ) de Ozawa gane en septiembre.

Comentá la nota