Hillary Clinton supera a Obama en popularidad

La secretaria de Estado consiguió superar en imagen positiva al que fuera su gran adversario en las primarias demócratas, Barack Obama. Sin embargo, el vuelco en las encuestas llega demasiado tarde para la ex primera dama
El sondeo de Gallup, publicado este jueves, indica que un 62% de los norteamericanos tiene una opinión favorable de Hillary, un porcentaje superior al 56% que registra Obama.

Sin embargo, esto no significa que la esposa de Bill Clinton haya ganado popularidad en los últimos meses, sino que ha perdido mucha menos que su ex rival.

De acuerdo con el barómetro de Gallup, el porcentaje de ciudadanos que tienen una visión favorable de Obama cayó 22 puntos respecto al mes de enero, cuando éste se situaba en un espectacular 78%. Por su parte, la popularidad de Clinton decreció sólo tres puntos.

Ambos políticos registran un mismo índice de popularidad entre los votantes demócratas -alrededor del 90%- y entre los independientes, que se encuentran divididos.

La diferencia la marcan los republicanos, pues mientras sólo un 20% expresa una visión favorable de Obama, la cifra asciende al 35% al ser preguntados por Hillary.

"Existe un patrón común en los sondeos recientes. Tanto Colin Powell como Condolezza Rice tenían unos índices más favorables que George W. Bush. Y Madeleine Albright también era más popular que Bill Clinton", opina Keating Hollard, especialista en demoscopia de la CNN.

"A los secretarios de Estado no se les culpa de los problemas económicos o de las políticas domésticas impopulares, ni tampoco por los errores internacionales del Comandante en Jefe", añade.

La encuesta fue realizada entre el 1º y el 4 de octubre, es decir, antes de que se otorgara a Obama el premio Nobel. Sin embargo, desde Gallup se comentó que los datos de los últimos sondeos de los que disponen indican que el galardón ha supuesto sólo un pequeño empujón a la popularidad de Obama que probablemente pronto se esfumará.

La publicación de la encuesta coincide con la enésima negación por parte de Hillary Clinton de que tenga intención de presentarse de nuevo a la Presidencia de EEUU.

Sin embargo, lo que no explica la secretaria de Estado es que el manual de la política estadounidense aconseja negar ambiciones presidenciales hasta el mismo día del anuncio de la candidatura. Así pues, aún es posible que sus buenos índices de popularidad no caigan en saco roto.

Comentá la nota