Hilda Molina, con más permiso

El gobierno de Cuba prorrogó el viernes el permiso para que la médica de ese país Hilda Molina permanezca en Argentina, según informó su hijo Roberto Quiñones.
Quiñones -también médico y argentino nacionalizado- viajó el fin de semana a Río Grande, en Tierra del Fuego, donde la familia de Hilda Molina tiene parientes, y agradeció al gobierno argentino la "solidaridad y sensibilidad con el sufrimiento" de su familia.

También agradeció a la Embajada de Cuba en Argentina las gestiones para que le otorguen la prórroga a su madre y explicó que la médica cubana llegó al país con un permiso de 30 días, que el 31 de julio fue prorrogado formalmente por un lapso similar.

Hilda Molina tiene 66 años y llegó al país el 13 de junio último, luego de obtener un permiso del gobierno cubano que había intentado conseguir sin suerte durante los últimos 15 años y que según manifestó para lograrlo fue clave la intercesión de la presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner.

Aquí se encontró con su hijo Quiñones, sus dos nietos y su madre de 90 años Hilda Morejón, quien se encuentra enferma.

Su salida implicó varios años de gestiones diplomáticas de la Argentina.

Comentá la nota