El hijo de Moyano presiona en el conflicto con transportistas, que paraliza las canteras

Denunció que los empresarios emplean a "la totalidad de los trabajadores en negro, como monotributistas y con documentación fraguada". Y que "se violentan las leyes de tránsito por exceso de peso, lo cual pone en riesgo a choferes y terceros".
Mientras las principales canteras de Tandil y Olavarría permanecen totalmente bloqueadas por un reclamo del Sindicato de Choferes de Camiones a empresas que transportan piedra y mineral, uno de los hijos del líder de la CGT, Hugo Moyano, salió a presionar aún más en el conflicto.

Camioneros advirtió que iniciará un "paro total" de actividades en la ciudad de Olavarría para exigir una respuesta a las empresas que explotan las canteras en ese partido bonaerense, por el blanqueo de choferes de camiones que ahí se desempeñan.

El secretario adjunto del sindicato, Pablo Moyano, declaró que "en las próximas horas se paralizarán todas las actividades en Olavarría, porque las empresas que explotan las veinte canteras se niegan a blanquear a más de un millar de choferes de camiones", que trabajan en esa actividad.

"Vamos a parar y nos vamos a movilizar frente a la sede de las empresas" y además en Olavarría "no habrá recolección de residuos domiciliarios, distribución de combustible y alimentos ni tampoco clearing bancario", amenazó el hijo del titular de la CGT Hugo Moyano.

El sindicalista remarcó que su gremio "mantiene el bloqueo total" que inició el lunes último a la entrada y salida de una veintena de canteras en Olavarría, en otras cinco de Tandil y una en la localidad de Spegazzini.

Moyano denunció que los choferes de camiones que trabajan en las canteras, perciben un salario diferenciado en negro "de entre 1.600 y 1.800 pesos, cuando en realidad no deberían cobrar menos de 5 mil pesos por mes, de acuerdo a nuestro convenio".

El dirigente responsabilizó a las empresas que explotan las canteras mencionadas por el bloqueo que mantiene y que no permite la entrada ni la salida de camiones de los yacimientos.

Sostuvo además que los choferes de camiones que transportan distintos tipos de piedra a todo el país se desempeñan en "condiciones infrahumanas sin un lugar adecuado para el descanso y la higiene".

Las protestas comenzaron como consecuencia del "incumplimiento total de la Ley de Contrato de Trabajo y del convenio colectivo", dijo Moyano hijo.

También explicó que los empresarios emplean a "la totalidad de los trabajadores en negro, como monotributistas y con documentación fraguada, y el personal carece de instalaciones adecuadas, de baños, comedor y lugares para descansar".

"Se violentan las leyes de tránsito por exceso de peso, lo cual pone en riesgo a choferes y terceros", aseguró el dirigente.

Desde el lunes se encuentran paralizadas 28 canteras y los camioneros ratificaron la continuidad de las protestas y también se sumaron los trabajadores de La Victoria, en Ezeiza.

"Se explota al personal y se incumplen las leyes. El 80 por ciento de las contrataciones de las empresas de transporte no acatan absolutamente nada. Los trabajadores perciben entre 1.500 y 1.800 pesos en lugar de los más de 5.000 que asegura el convenio colectivo según los kilómetros que realicen", explicó Moyano (h).

Del mismo modo, puntualizó que "la protesta es total" y que "no se permitirá el egreso de productos de las canteras hasta que los empresarios no se avengan a firmar un acuerdo definitivo".*

Comentá la nota