El hijo de un influyente peronista hace la publicidad del Gobierno

Jorge Andrés Villalón trabajó en la campaña del PJ y formó la agencia tres días antes de que asumiera Jaque. Admite que tenía poca experiencia en el rubro. Ya facturó más de 1,2 millón de pesos en 10 meses de gestión.
Celso Jaque tuvo serios problemas para armar su gabinete. Pero lo que sí tenía claro antes de asumir como gobernador, era quién manejaría la producción de la publicidad. Y aunque se trata de una empresa privada, fue seleccionada por el trabajo “militante” del propietario y su familia durante la campaña.

El elegido para la tarea fue Jorge Andrés Villalón, que para poder hacerse cargo del trabajo creó la empresa EGVSS Sociedad Anónima, pero que usa “Neuro” como nombre de fantasía. Villalón inscribió su empresa en la Administración Federal de Ingresos Públicos el 6 de diciembre de 2007, es decir, sólo tres días antes de que Jaque asumiera.

Al hombre no le fue mal con el emprendimiento a pesar de su escasa experiencia en el rubro: sólo hasta setiembre de este año cobró más de 1,2 millón de pesos por sus aportes como creativo y productor de los avisos oficiales.

Los Villalón han formado una especie de clan dentro del Gobierno. Además de Jorge Andrés, está Sergio Esteban, que es parte del directorio del Instituto Provincial de la Vivienda y que hoy tiene una fuerte interna con el resto de la conducción de esa dependencia.

Pero el hombre influyente de la familia es Jorge padre, quien es un asesor con gran influencia en el Departamento General de Irrigación. De hecho, fue el principal operador en la Legislatura para lograr que Eduardo Frigerio fuera avalado como superintendente.

El poder de Villalón trasciende las fronteras de su cargo. Es uno de los laderos más cercanos de Juan Carlos Mazzón. Además de haber sido parte de la conducción del PJ, Villalón fue protagonista tiempo atrás de controvertidos hechos judiciales. Tras un período de ostracismo, reapareció en escena de la mano de su padrino Mazzón y Jaque.

Los exitosos Villalón

El vínculo entre Villalón hijo y el Gobernador comenzó en la campaña. Su padre involucró a toda la familia de lleno en “la causa Jaque” y Jorge Andrés se metió en el mundo de la propaganda política. Allí comenzó a trabajar con Fernando Braga Menéndez, el publicista K que diagramó la estrategia para que el PJ ganara la provincia.

Mientras Braga se encargaba de los grandes spots, Villalón hacía los menos complicados. Para trabajar mejor, según él contó, mudó su entonces improvisada agencia al comité de campaña del PJ.

Los resultados superaron las expectativas. Jaque fue elegido gobernador desmintiendo así los pronósticos iniciales y Villalón se consolidó como empresario publicitario con una particularidad: sus facturas van a parar casi con exclusividad al Gobierno.

“Como habíamos trabajado bien, me dijeron que iban a necesitar algunos trabajos y me preguntaron si me animaba. Por eso formamos la empresa, de a poco nos fueron pidiendo más trabajos. Nosotros hacemos cosas que ninguna agencia grande haría. Nos llaman a las tres de la mañana y resolvemos problemas", explica Villalón, en su oficina del lujoso edificio Da Vinci, frente a la Plaza Italia.

Villalón hijo se hace cargo de que gracias a su cercanía con el PJ consiguió la cuenta del Gobierno. Pero asegura que su padre no tiene nada que ver con la empresa. “Esto es mío, nadie se mete. Mi papá ni siquiera conoce la agencia”, asegura (ver aparte).

El trabajo de EGVSS o Neuro ahora es conocido por todos los mendocinos. Esa empresa elabora las campañas de propaganda oficial en las que Jaque intenta difundir su gestión. Neuro sólo se encarga de hacer las publicidades (sobre todo gráfica y TV), no de pautar con los medios de comunicación.

El titular de la empresa, que estudia Administración de Empresas, asegura que tenía alguna experiencia previa en publicidad, aunque de manera un tanto amateur.

Ganancia asegurada

Su entrada en el mundo profesional de la publicidad fue gracias al triunfo de Jaque. En la AFIP se inscribió el 6 de diciembre del año pasado. Como dueños figuran Jorge Andrés Villalón y Aurora Analía Castro. Por las dudas, los jóvenes empresarios inscribieron su agencia como una firma “polirrubro”, que además de incluir en su objeto a la publicidad puede dedicarse al negocio inmobiliario, a la construcción, al transporte de cargas, importación y exportación.

En su inscripción como proveedores del Estado (número 102364) por ahora se inscribieron para prestar servicios de “fotografía, agencias de publicidad, cartelería, folletería en general y gráficos”.

Hasta el 6 de octubre de este año, según los registros oficiales, Villalón cobró del Estado 1.229.028 pesos, aunque le quedan varias facturas en trámite por los trabajos realizados para promocionar las orquestas infantiles o la campaña de seguridad vial, entre otras. Hasta esa fecha había presentado 185 facturas.

“No hemos cobrado tanto, en ese monto están incluidos los gastos de producción de muchos trabajos. Además, no somos la única agencia que trabaja con el Gobierno”, explica el joven empresario-militante. Así es que además de ser una empresa de publicidad, también hace de intermediario entre el Gobierno y algunas productoras de televisión e imprentas (ver aparte).

Sus trabajos algunas veces exceden lo publicitario. También se encarga, por ejemplo, de coberturas de prensa de las actividades oficiales (tal como figura en el expediente de cobro 9.376). Esto más allá de las productoras que contrata el Gobierno y las personas que trabajan en la Dirección de Prensa (unas 10).

El Gobierno de Jaque justifica las contrataciones directas basándose en un artículo de la ley de contabilidad que exceptúa de los llamados a licitación a la publicidad oficial, aunque allí no se diferencia entre la contratación de espacios publicitarios y de las empresas que producen las campañas. Ese artículo (29, inciso 15) fue modificado durante la gestión de Roberto Iglesias.

Fuentes del sector publicitario aseguran que Jaque no ha sido del todo original en tener su empresa amiga, pues la mayoría de los gobiernos mendocinos tuvieron cerca también a sus productoras o empresas publicitarias “favoritas”.

Comentá la nota